Acabado de cera en la madera

En el último tiempo, desde este blog, hemos estado observando muchas alternativas a la hora de restaurar nuestros muebles de madera. Para poder contar con una nueva arma para lograr este objetivo, he decido que en esta oportunidad repasaremos una de las formas infalibles para lograr un buen acabado en la madera. Estoy hablando del acabado a la cera.

Pulir con un trapo limpio y sin pelusas

Pulir con un trapo limpio y sin pelusas

En el último tiempo, desde este blog, hemos estado observando muchas alternativas a la hora de restaurar nuestros muebles de madera. Hemos observado los pasos para una correcta reparación y restauración del material, hemos repasado diversas técnicas a utilizar cuando queremos eliminar manchas en los muebles de nuestras viviendas. En definitiva, nos dimos cuenta que con un poco de maña y algunos detalles podemos lograr tener nuestros muebles de madera viejos en perfectas condiciones.

Para poder contar con una nueva arma para lograr este objetivo, he decido que en esta oportunidad repasaremos una de las formas infalibles para lograr un buen acabado en la madera. Estoy hablando del acabado a la cera.

Lo primero que debemos hacer es preparar la superficie. Para ello utilizaremos aguarrás para retirar las aplicaciones causadas. Lo haremos con lana de acero, empapada en aguarrás, frotando en el sentido de las vetas. A medida que frotemos, iremos limpiando con un trapo de algodón. Realizaremos esto hasta eliminar las ralladuras y capas de cera antiguas. Es posible que, en algunos casos, necesitemos de lijar con abrasivo de grano fino para eliminar los defectos más profundos. Un pequeño detalle antes de que le apliquemos la cera, será el de sellar los poros con goma laca y lijar para que la superficie se encuentre lisa y pulimentada.

Con estos pasos previos, ya podemos realizarle el acabado.


Lo primero que tendremos que evitar es que la madera absorba excesiva cera, para ello es conveniente aplicarle dos capas finas de sellante o tapa poros. Para realizar esto aplicaremos la primera mano, dejaremos secar, lijaremos con papel de grano fino adaptado para este fin, y apicaremos la segunda mano repitiendo el ejercicio.

Lijar para eliminar los defectos más profundos

Lijar para eliminar los defectos más profundos

Ahora si es momento de aplicar la cera. Antes deberemos calentarla a baño Maria y extenderla por la superficie con un trapo suave. La frotaremos realizando círculos de manera lenta y pausada. Tendremos que prestar atención a la posibilidad de que se produzcan protuberancias, por lo que deberemos extenderla bien. También podemos utilizar una brocha en algunas zonas más complicadas. Tendremos que dejar secar la primera mano aproximadamente 12 horas.

El segundo paso será frotar con lana de acero, y repetir el paso que hemos descripto en el párrafo anterior para aplicarle la segunda mano. Exactamente el mismo procedimiento para la tercera mano.

Lo último que deberemos hacer para conseguir un buen brillo, será pulir con un trapo limpio y sin pelusas.

Consejos

  • Además del aguarrás, en los centros de bricolaje encontrarás productos específicos para retirar con facilidad ceras antiguas y envejecidas.
  • Debemos evitar limpiar nuestros muebles encerados con aerosoles comerciales, será suficiente que retiremos el polvo con un paño seco de algodón para que estén radiantes.
  • La mejor manera de sacar brillo a la cera es metiendo un cepillo de limpiar zapatos en una media de nylon y frotar con fuerza la superficie.
  • Este procedimiento es el indicado para no restar a los muebles rústicos su naturalidad. 
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...