El gran caleidoscopio de luz de Simon Heijdens

El diseñador holandés Simon Heijdens crea una gran instalación que, con el roce del viento, se convierte en un espectáculo de luces y movimiento

Simon Heijdens es un diseñador  de origen Holandés que sorprende con su gran instalación de efecto caleidoscópico. Se trata de una enorme fachada de cristal con la característica de ser sensible ante el viento que roza su superficie. El resultado es la proyección de patrones de luces y sombras que crean formas triangulares en el interior de la habitación.

El cristal sensible reacciona ante lo que pasa a su alrededor cambiando su opacidad por transparencia, de este modo, durante el día la luz entra hacia el interior haciendo una proyección abstracta de los sucesos del exterior. Durante la noche el efecto se invierte consiguiendo que la luz del interior traspase los triángulos transparentes y se proyecte en patrones diversos sobre el suelo exterior circundante.

La interacción entre la vida que rodea el caleidoscopio y la propia obra es un factor clave y fundamental que convierte esta creación en un elemento cambiante, caleidoscópico, diferente en cada momento y diverso según la circunstancia. Se trata de obtener una experiencia diferente que tiene como base la realidad pero no se acerca a ella en parecido, como si de la caverna de Platón se tratase, podemos observar solo las luces y sobras que provoca en el interior todo aquello que sucede en el exterior. Una nueva realidad se abre ante los ojos del espectador para provocar una experiencia única y cambiante.

No solo las fluctuaciones del viento modifican la obra provocando el cambio de las secciones triangulares en el mosaico que compone el gran vidrio de 20 metros de largo. También es fundamental el cambio que provoca el sol con su movimiento diario que consigue deslizar sobre el suelo los triángulos de luz lentamente con el paso de las horas. Igualmente, el cambio cromático es significativo siendo especialmente destacado el efecto obtenido durante las primeras horas de la mañana.

Simon Heijdens tiene en cuenta la naturaleza y todo esta le que ofrece para completar sus obras. Suele contar con elementos naturales y su influencia sobre la materia para dar vida a sus obras y así se ha observado en creaciones anteriores a este caleidoscopio. Luz, sonidos, viento y agua son algunas de las piezas clave que convierten la obra de este artista en una experiencia para los sentidos y marcan la diferencia en cuanto a sensibilidad artística y estética.

Vía y vídeo: Simon Heijdens

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...