Pintado a pistola

El pintado a pistola puede ser una técnica realmente útil, sobre todo para pintar elementos o superficies complejas e irregularidades

Pintar a pistola

Pintar a pistola

El pintado a pistola puede ser una técnica realmente útil, sobre todo para pintar elementos o superficies complejas e irregularidades.

El proceso no es difícil y los beneficios realmente pueden ser muy satisfactorios, por eso, en esta oportunidad, nos adentraremos en los detalles que nos permitirán pintar nuestras habitaciones, con esta práctica técnica.

A modo de resumen podríamos decir que esta técnica consiste en pulverizar con una pistola aerográfica una capa regular de pintura, que se logra por la presión del aire comprimido proveniente del compresor, sin embargo, desarrollaremos paso por paso cuales son las tareas que debemos realizar.


Lo primero en hacer será preparar la mezcla, para ello tendremos que ajustar la viscosidad de la pintura con un disolvente para que la mezcla sea proyectada. Esto es fundamental porque en caso de que la mezcla quede muy consistente, una vez aplicada, tendrá un aspecto rugoso. Para evitar que eso suceda, como dijimos, debemos ajustar la viscosidad, esto lo lograremos utilizando diluyente.

La mezcla debe tener la consistencia justa, de hecho, si es demasiada liquida también es malo, ya que no logrará agarrar a la superficie que vamos a pintar.

Una vez que la mezcla este lista y antes de comenzar a pintar, es aconsejable cubrir todo lo que se encuentre alrededor de la superficie sobre la que vamos a trabajar. Esto se debe a que cuando utilizamos la pistola se crea una nube de pintura que puede alcanzar a pintar todo lo que se encuentra cercano.

También es aconsejable limpiar perfectamente la superficie que vamos a pintar para lograr un correcto acabado.

Finalmente, es momento de aprender a pintar con pistola de forma correcta. Como dijimos anteriormente, la densidad de la pintura será gran responsable de cómo termine el trabajo, eso y la destreza en manejar la pistola. En relación a esto último, lo aconsejable es sujetar la pistola en posición vertical y encontrarse a una distancia de entre 15 y 25 cm de la superficie que se desea pintar. Esto se debe a que si colocamos la pistola muy cerca, la pintura goteará, si en cambio está muy lejos, el acabado será arenoso.

También debemos procurar tener la muñeca relajada y desplazarla de forma lenta pero firme, evitando movimientos bruscos, siempre colocando la pistola paralela a la superficie.

En el caso de tener que pintar paredes o grandes superficies, siempre es recomendable comenzar por algún extremo y dirigirnos hacia el otro extremo, siempre siguiendo el mismo sentido.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...