Pintar con pistola y no morir en el intento

Hay diversos consejos que debemos seguir para que el acabado sea uniforme y para que ahorremos tiempo y pintura en nuestro procedimiento

pintar

El mundo de la pintura es sin duda uno de los más apasionantes del bricolaje y las labores de mantenimiento en el hogar. Darle color a las cosas es siempre una buena manera de darles una nueva vida y el proceso de pintar es algo muy entretenido y que despierta siempre nuestro lado más creativo. Sin embargo, pintar una pared o un mueble no es una tarea tan sencilla como parece -si queremos hacerlo bien de verdad, claro-. Por eso a veces van bien unos cuantos consejos, y mucha práctica, para que podamos dedicarnos con más eficacia a darle un nuevo color a nuestros espacios en casa.

En esta ocasión queremos centrarnos en una técnica de pintado que a veces no se tiene en consideración, bien sea porqué es menos habitual, o bien porque tiene el aspecto de ser más complicado que coger una simple brocha y darle a la mano. Nos referimos a pintar con pistola.

Lo cierto es que usar una pistola de pintura tiene muchas ventajas respecto a los métodos más tradicionales. La primera de todas es la comodidad que ofrece, además de ser más rápido y que lograremos un acabado más profesional. Debemos decir también, que se trata de una técnica pensada sobre todo para pintar elementos un tanto complicados, como pueden ser radiadores o muebles con mucho relieve. Debido a su naturaleza, la pintura se cuela sin problemas en todos los rincones, adaptándose tanto a superficies curvas como a los recovecos más inhóspitos.

Existen distintos modelos de pistolas para pintar, entre las que se encuentran las de aire comprimido o eléctricas. Escojamos el que escojamos, debemos recordar de proteger bien el entorno donde pintamos con papel de periódico o lonas de plástico para no manchar más de la cuenta.

Hay que recordar también de utilizar una pintura adecuada para la pistola, teniendo en cuenta su densidad y cantidad que se precise. También tendremos que dejar 25 centímetros de distancia desde la pistola a la superficie a tratar. Y es muy importante sujetar con firmeza la herramienta. Así nos aseguramos un buen procedimiento.

Foto: Alan Bruce

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 1,50 de 5)
1.5 5 2
Loading ... Loading ...