Pintar con soplete

En este post conoceremos algunos concejos útiles para el momento de pintar con soplete, tanto en interiores como exteriores.

Antes de comenzar a explicar los pasos necesarios para pintar con soplete intentaré explicar sencillamente cómo es el funcionamiento de esta herramienta. En resumidas cuentas, la pintura que está siendo aplicada es pulverizada en la pistola por el aire comprimido proveniente de un compresor, obteniendo un chorro de pintura que, sin lugar a dudas, ofrece un acabado perfecto y una rápida aplicación.

Pintar con soplete

Pintar con soplete

Lo primero que debemos realizar es preparar la pintura. En ese sentido, es necesario que la pintura tenga la viscosidad justa para obtener un buen acabado, razón por la que debemos prestar especial atención a las instrucciones de la dilución que se encuentra en el envase de la pintura.

Para comenzar aplicar la pintura, una vez conectada la pistola al compresor y haber llenado el depósito, lo recomendable es realizar una prueba sobre algún cartón o superficie sin importancia, con el objetivo de controlar el chorro que arrojará la herramienta. En este punto tendremos que ajustar la presión del aire y la entrada del material a través de la aguja de paso.

Una vez que comencemos a pintar tendremos que mantenernos a unos 20cm aproximados de distancia de la pared, ya que hacerlo de más cerca podría causar que la pieza o superficie se chorree.

Una vez que hayamos finalizado, será fundamental realizar una correcta limpieza y mantenimiento de las herramientas. Debemos limpiarlas inmediatamente hayamos terminado el trabajo si queremos garantizar el futuro correcto funcionamiento de las mismas.

Una vez vacío y enjuagado el depósito, debemos rellenar la cuarta parte del mismo con el solvente utilizado y pulverizarlo hasta que este salga completamente, para limpiar los conductos y la boquilla de la pistola.

Si esta técnica de pintado la vamos a utilizar para tareas hogareñas, lo recomendable es realizar el trabajo en exteriores para no absorber vapores o manchar interiores. Incluso, los días soleados y sin vientos son los más indicados para pintar de esta forma.

En caso de que lo hagamos en el interior del hogar, lo mejor será tener puertas y ventanas bien abiertas, así como también cubrir todo lo que se encuentre alrededor (mobiliario, objetos decorativos, etc.) muy bien cubiertos con lonas, papel de periódicos o plásticos.

De todos modos, independientemente de si pintamos en el interior o el exterior, siempre es mejor usar una mascarilla para proteger las vías respiratorias.

Vía│pintomicasa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...