Restaurar superficies metálicas

Para que muebles o cualquier otra superficie metálica no se vea afectada por el oxido, es necesario que las pintemos esporádicamente para que mantenga su acabado en optimas condiciones. La forma de hacerlo es realmente sencilla y los materiales y herramientas necesarios también son de fácil acceso

Restaurar superficies metálicas

El uso y el paso del tiempo suelen ser enemigos de las diferentes superficies, sobre todo si estos vienen acompañados de zonas muy húmedas. Sucede con la madera, por ejemplo, y como en la mayoría de los casos, también con las superficies metálicas.

En el caso de estas últimas, las consecuencias se pueden observar fácilmente, ya que el oxido se hace presente en las superficies. De esta manera, toda área metálica que ya fue pintada, comienza a ser presa del óxido, el cual descascara la pintura, y la superficie de deteriora fácilmente.

Para que muebles o cualquier otra superficie metálica no se vea afectada por el óxido, es necesario que las pintemos esporádicamente para que mantengan su acabado en optimas condiciones.


La  forma de hacerlo es realmente sencilla y los materiales y herramientas necesarios también son de fácil acceso.

Lo primero que debemos hacer antes de repintar la superficie es prepararla adecuadamente. En dicho sentido, lo que deberemos hacer en primer lugar es eliminar el óxido. Para ello utilizaremos una escobilla de cerdas metálicas, con la que efectuaremos un escobillado intenso. Luego tendremos que utilizar una lija de grano fino para emparejar el área.

Una vez que hayamos eliminado todo el óxido, será necesario que limpiemos el polvo que se haya generado, razón por lo que utilizaremos un trapo mojado con aguarrás mineral para limpiar toda la zona hasta que sea eliminado todo el polvo y las grasas que se pudieron haber generado al momento del cepillado.

El siguiente paso será el de pintar la superficie metálica con antioxido. Aplicaremos para ello dos manos de anticorrosivo, procurando de dejar secar entre una mano y otra.

El último paso será el de, finalmente, pintar con esmalte. Luego de dejar secar el antioxido por aproximadamente 12 horas, será hora de aplicar la pintura que le dará la terminación a la superficie. Dicha pintura puede ser óleo brillante o esmalte sintético, teniendo en cuenta que este último protege mejor. Tendremos que realizarle dos manos de pintura.

Y así, con algunos simples pasos, podremos restaurar una superficie metálica y dejarla con una acabado optimo, procurando de hacerlo esporádicamente para prevenir la aparición del óxido.

Recuerda, solo necesitas:

Herramientas: Una escobilla metálica, una lija al agua fina, un pincel y un rodillo de espuma.

Materiales: Antióxido, esmalte sintético y óleo brillante.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...