5 trucos de emergencia para secar tu ropa

La secadora es un gran aliado para hacerse con ropa lista para poner. Pero, ¿qué pasa si necesitas una prenda ya, ya? Hoy te mostramos algunos trucos de emergencia.

secar ropa

La secadora es uno de los mejores inventos del siglo. Sobre todo si tienes en cuenta que hay climas en los que resulta imposible que la colada siga tu ritmo. Por ejemplo, el de Galicia. Aunque este año hay que reconocer que nos ha dado una tregua. Yo particularmente no me imagino vivir sin una secadora. De hecho, la prefiero a la plancha. Pero, pese a todo, en algún momento de tu vida vivirás la situación de querer ponerte una prenda en el preciso instante en el que está mojada, o incluso húmeda. ¿Qué haces? Qué no cunda el pánico.

En realidad, recuerdo que en Vivir Hogar ya os di algunos trucos para secar la ropa. Entre ellos estaban aquel famoso de meter los vaqueros en el congelador. Y no ha sido una locura mía, ni de las redes sociales. Algunos de los mayores fabricantes de jeans del mundo lo recomiendan. ¿Te lo has perdido? Pues creo que no puedes continuar leyendo sin saber cómo secar los vaqueros en el congelador. Y para cualquier otra prenda, pero sobre todo, para cualquier otro apuro, toma nota de lo que viene.

Los consejos desesperados para secar la ropa

Cuando describo a los que vienen a continuación como “desesperados” lo que pretendo es destacar que serán trucos para una situación de emergencia. Es decir, para un determinado momento en el que una prenda no está seca para ponértela encima. Sin embargo, por el desgaste que producen, no te recomiendo abusar de ellos. Tampoco por la potencia que consumen y por el tiempo que te llevará hacerte con el cometido final. Aunque en cuanto los leas, creo que sacarás estas conclusiones por ti mismo.

  1. El secador de pelo: es quizás el enésimo uso que se le puede dar a uno de los electrodomésticos que más consumen en una casa. Sin embargo, si hay prisa y urge, seguro que el gasto de energía será más que aceptable.
  2. Las planchas del pelo, solo cuando esté casi seco: es otra de esas propuestas que se descubren en la red con los resultados de lo más variables. Yo, particularmente, no me animo con ello. Pero si tú eres más valiente, te aconsejo que lo hagas solo con tejidos resistentes que estén solamente húmedos. Si están realmente mojados, vas a ver como el vapor sale disparado y es más que probable alguna quemadura.
  3. El microondas, con absoluta precaución: he visto unos cuantos experimentos por la red que desaconsejarían en todo momento la idea de secar la ropa en el microondas. Aún así, me he decidido a ponerlo con mayúsculas en la PRECAUCIÓN. Esto solo se puede conseguir colocando la ropa en intervalos de tiempo muy cortos, unos 20-30 segundos, y sacudiéndola tras cada intervalo. De lo contrario, en lugar de tener tu prenda favorita seca, la tendrás chamuscada.
  4. Los radiadores: los radiadores son uno de los aliados más conocidos para secar la ropa, sobre todo en invierno, cuando se usa la calefacción. Eso sí, si vas a optar por ellos, tendrás que contar con un poco más de tiempo, porque no hacen su trabajo en minutos. Además, hay que prestar especial atención a los tejidos porque no todos se pueden colocar en una fuente de calor directa. Si dudas, mejor tiéndelos en una silla y ponla al lado de estos. Si lo prefieres, sobre todo para aquellos casos no urgentes de coladas completas que no están secas, elige un tendedero.
  5. Una mullida toalla: aunque no conseguirás que la prenda termine completamente seca, sí que eliminarás gran parte de la humedad que la cubre. Para ello solo tienes que enrollar la pieza de ropa que quieres secar con una toalla, sacudiéndola hacia varios lados. Tras unos minutos, la toalla estará mojada, y la prenda solo húmeda. Si ya no tiene agua como para mojarte, puedes utilizar alguno de los trucos anteriores para terminar teniendo la prenda completamente seca.

Como ves, no hay trucos mágicos para secar la ropa. Lo mejor es evitar esos momentos accidentados en los que quieres una prenda que no está lista para ser usada planificándote en el día a día. ¿Te parece si lo sumas a tu lista de propósitos para el 2017?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...