Alimentos que se pueden congelar y no lo sabías

Hoy en día todo el mundo tiene un congelador en su casa, puede ser más grande o más pequeño, pero lo hay. Si sabes que alimentos puedes congelar, puedes ahorrar tiempo y dinero, ¿quieres conocerlos?

congelador

El congelador es tu aliado en la cocina y puede ayudarte a conservar muchos alimentos, incluso los que nunca te imaginaste que se pueden congelar. ¿Quieres saber cuáles son? Precisamente hoy vamos a hablarte de ellos, porque estoy convencida de que hay muchas cosas que estás apurando su consumo, o que acaban en la basura por no conocer que pueden ser congelados. ¿Te animas a descubrirlas?

Conservar los alimentos no es siempre fácil porque no se conocen los detalles sobre cómo hacerlo. En nuestro blog Vivir Hogar no es la primera vez que hemos hablado de ello. De hecho, ya que estamos hablando hoy de cómo sacarle más partido a tu congelador en la conservación de ciertos tipos de comida, creo que es un buen momento para que le eches un vistazo a nuestro artículo anterior: ideas de conservación de alimentos que no te puedes perder.

Para que se conserven en buen estado, los alimentos deben congelarse correctamente y en recipientes que puedan aguantar el frío. Procura congelarlos siempre en las dosis que luego vas a consumir, es preferible que saques dos bolsas si crees que una no te llega.

Congelar alimentos que no tenías ni idea podías conservar así

La opción de congelar es una alternativa que te puede ayudar a ahorrar tiempo y dinero. A continuación voy a darte una lista de alimentos que puedes congelar y tu no lo sabías.

  • El queso. Seguro que nunca te imaginaste que el queso se puede congelar, pero si, se puede congelar y queda perfecto cuando lo sacas del congelador para consumirlo. Esta es una buena estrategia para que no se te estropee.
  • Maíz fresco.  Las mazorcas de maíz fresco a la brasa están buenísimas, pero claro sólo pueden consumirse cuando están frescas, la próxima vez puedes congelarlas y sacarlas más adelante cuando te apetezcan.
  • Arroz cocido. Puedes cocinar arroz de más el día que tengas tiempo y luego congelarlo en recipientes individuales para que los puedas sacar cuando tengas menos tiempo.
  • Tartas y pasteles. Seguro que nunca se te había ocurrido que los pasteles y las tartas se podían congelar, pues sí, la próxima vez que tengas un pastel que creas que no vas a consumir, congélalo. Sólo tienes que sacarlo unas horas antes del congelador para que pueda descongelarse correctamente.
  • Patatas fritas de bolsa. Si solo comes media bolsa de patatas fritas y luego te olvidas de la otra media por un tiempo, seguro que cuando quieras comerlas estarán rancia. Para que no vuelva a ocurrirte, congélalas y sácalas del congelador unos cuantos minutos antes de consumirlas.
  • Galletas caseras. Cuando te pones a hacer galletas, seguro que haces para todo un regimiento y luego terminan poniéndose blandas o rancias. Lo mejor que puedes hacer es guardar una cantidad para comerlas en fresco y las otras las guardas en un recipiente hermético en el congelador sin hornear.
  • Harina. Meter la harina en el congelador es la mejor manera de conservarla durante largo tiempo, además los reposteros la prefieren congelada porque así la masa de hojaldre le sale más crujiente.
  • Salsa de tomate. Seguro que cuando preparas salsa de tomate, nunca calculas bien y te sobra más de la mitad y no sabes que hacer con ella, pues si la guardas en la nevera y  se te estropea muy rápidamente. Para que esto no vuelva a ocurrirte puedes congelar la que te sobró en recipientes no muy grandes para que puedas descongelar sólo la que necesitas realmente.
  • Guisos y sopas. La primera vez que prepares estofado o sopa, puedes hacer más cantidad y luego congelarla para que puedas consumirla cuando no tengas tiempo de hacerlo.
  • Hierbas aromáticas. Las hierbas aromáticas pueden congelarse, pro cuando las quites del congelador estarán aguadas. Si quieres conservarlas de otra manera, sólo tienes que ponerlas muy picaditas en una cubitera y luego cubrirlas con un poco de aceite de oliva. Cuando estén congeladas, puedes pasarlas a una bolsa de congelar.
  • Plátanos. Aunque te parezca increíble, los plátanos pueden congelarse, sólo que tienes que hacerlo sin quitarle la piel
  • Sandwiches.Aunque no lo creas, los sandwiches pueden congelarse, lo único que debes tener en cuenta es que no debes congelarlos con lechuga, tomate o mayonesa, pues  estos alimentos no se conservan bien en el congelador.

La próxima vez que tengas restos de cualquiera de estos alimentos, ya sabes que puedes dejarlos para luego, incluso para semanas después, gracias al congelador.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...