Cómo eliminar malos olores: baño, humo y frituras

Si en tu casa tienes olores de humo, de frituras o en el baño, hoy te enseñamos unos trucos muy sencillos para poner en práctica que los eliminarán de raíz.

fritura

Seguramente te habrá pasado en más de una ocasión que ciertos olores se quedan impregnados en tu hogar causando molestias e impidiendo que te sientas realmente cómodo en tu casa. En este caso, queremos darte algunos consejos básicos para deshacerte de ellos, y en particular, de tres que resultan bastante frecuentes y que no siempre sabemos cómo atajar. Nos referimos al olor a humo, al olor a frituras y a los olores del baño. Así que si sufres de alguno de ellos, hoy te enseñaremos de forma fácil a eliminarlos.

Por un lado, el olor a humo es uno de los más complejos de eliminar. De hecho, aún si no eres fumador habitual, si te visitan en casa fumadores lo notarás. Y si acabas de dejar el tabaco, es muy probable que el olor tarde algunas semanas en desaparecer por completo. Airear la estancia es una buena manera de que todo mejore, pero no resulta suficiente, sobre todo porque el olor se queda pegado a las cortinas y tejidos. Por ello se recomienda lavarlos añadiendo una taza de vinagre a la lavadora. Cuando salgan de ella, es probable que te huelan al ácido, pero ese olor se irá rápidamente y el del humo habrá desaparecido con él. ¿Fácil, no?

Si ya te hemos dado consejos para sacar el mal olor de los electrodomésticos, el de las frituras en la cocina no es menos dañino. De hecho, tampoco es fácil deshacerse de él. Para intentarlo, utiliza en la cocina perejil o otras hierbas aromáticas. De hecho, tener varias de estas plantas en la cocina es una buena manera de conseguir que se vaya. Sino, siempre puedes recurrir a colocar un cazo con agua y vinagre a partes iguales y el zumo de un limón a hervir. Si dejas que se evapore el líquido, verás cómo se lleva con él también el mal olor.

Por último, lo mejor para deshacerse del mal olor en el baño es echar en el lavabo una taza de lejía pura. Colocamos allí también la escobilla y dejamos la mezcla tal cual por al menos una hora. Tras eso, lavamos bien la escobilla y tiramos de la cisterna. Podemos completar el proceso echando un poco de detergente para el baño para que el olor a lejía no permanezca, o utilizando algún ambientador específico que evitará además que se concentren malos olores de nuevo de forma rápida.

Imagen: Cristina Valencia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...