Cómo tener un lavavajillas impecable sin mucho esfuerzo

Si crees que tu lavavajillas conserva restos de suciedad o no lo ves tan limpio como te gustaría, hoy te damos una serie de trucos que te ayudarán a cambiarlo.

lavavajillas

El lavavajillas es uno de esos inventos modernos que se han creado para hacernos la vida más fácil. Sin embargo, lo de no tener que lavar la loza a mano -sobre todo si te ocurre como a mí que es una tarea que odias- no es algo tan simple como pudiese parecer. Si quieres que la vida útil de tu electrodoméstico se alargue y no quieres tener problemas con el tuyo, tienes que seguir unas pautas para evitar que la suciedad le impida funcionar de la manera más eficiente. La suciedad orgánica acumulada puede provocar que tu lavavajillas no lave correctamente, que los platos no salgan bien limpios o, lo que es peor, que acabe por estropearse y tengas que sustituirlo.

En realidad, la limpieza del lavavajillas no se limita a pasar por agua todos los elementos que vayas a limpiar y echar los limpiadores adecuados en éste. De vez en cuando, hay que hacer una limpieza a fondo que garantice que realmente las cosas están bien en su interior. Así que hoy te proponemos los pasos que debes seguir si te quieres asegurar de que tu electrodoméstico dure y sea lo más eficiente posible en la limpieza de la loza. Además, podrás comprobar que los gérmenes que pudieran aparecer o, problemas relacionados con el moho dejan de estar presentes.

¿Cómo hacer una limpieza a fondo del lavavajillas?

  1. Para hacer una limpieza a fondo del lavavajillas hay que comenzar por sacar las cestas de la loza fuera de éste. Una vez lo estén, hay que revisar los filtros, y si son desmontables, sacarlos también.
  2. Lo mejor es colocar los filtros en un poco de agua enjabonada caliente y dejarlos un rato para eliminar las bacterias que se hayan podido acumular.
  3. En el caso de las cestas, puedes optar por lavarlas a mano con lejía, aunque volveremos sobre ese asunto un poco más tarde con un proceso en automático.
  4. Si observas que dentro del lavavajillas se ha acumulado suciedad orgánica en algunos de sus rincones, simplemente elimínala. Te recomiendo pasar un trapo con limpiador en toda la superficie interior para asegurarte de que no te dejas nada.
  5. Ahora es el momento de revisar todos esos sitios que casi nunca se revisan. Así, por ejemplo, donde se guarda el detergente y el abrillantador deben ser limpiados en profundidad.
  6. Lo mismo ocurre con las puertas del lavavajillas que pueden esconder zonas en las que hay residuos orgánicos. Puedes ayudarte de un viejo cepillo de dientes si quieres asegurarte de que no te dejas nada.
  7. Presta especial atención a la cesta de los cubiertos si tu lavavajillas la tiene ya que en ella podría haber más restos de suciedad de los que esperas. Lo mejor es ponerla a remojo con vinagre para eliminarlos.
  8. Una vez termines, volvemos a colocar las cestas en el interior. Procedemos a hacer un lavado intensivo sin ningún tipo de loza y con doble dosis de jabón.
  9. Al terminar, tu lavavajillas estará completamente limpio. Sin embargo, si has notado problemas de moho en el interior, y siempre y cuando no sea de acero inoxidable, puedes hacer lo recomendado en este punto añadiendo un poco de lejía para eliminarlo por completo.

Además de limpiar el lavavajillas a fondo, es probable que te preocupe el olor que se genera en él. En realidad, el olor del lavavajillas procede de los restos orgánicos que se quedan en la loza una vez la introduces e inicia el lavado. Si estos restos no se escapan por el desagüe empiezan a descomponerse y son ellos los que causan el mal olor. Con la práctica que acabamos de explicarte podrás olvidarte de ello y si mantienes esta limpieza a fondo de tu lavavajillas al menos dos veces al año y pasas por agua la loza antes de introducirla no deberías tener demasiados problemas con ellos.

Sí aún así no te convence, siempre puedes elegir ambientadores para lavavajillas o utilizar métodos naturales como colocar cáscaras de limón en las cestas de la loza. Esto es una buena idea siempre y cuando no te evite el proceso de limpieza del lavavajillas. Si la suciedad se acumula y causa daños en el electrodoméstico y además impide que la loza salga bien limpia, solo estarás camuflando un problema que se hará mayor con el paso del tiempo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...