Mantener el horno limpio es así de fácil

Limpia tu horno con sencillez con ayuda de estos económicos trucos caseros.

Limpia tu horno con estos tips

A veces por la falta de tiempo se nos complica limpiar nuestro hogar y más aún nuestros electrodomésticos. Entre ellos el horno es el más olvidado porque, claro, no lo tenemos a la vista.

Lo usamos con mucha frecuencia pero por su propia estructura no prestamos atención a toda la suciedad que puede guardar en su interior y lo peor es que ponemos en riesgo la salud de todos los integrantes de la familia.

Para evitar limpiezas profundas, aquí te diremos cómo hacerle mantenimiento recurrente y solo te bastará unos pocos minutos.

¿Cuáles productos usar?

Con el avance de la tecnología son muchos los productos que puedes conseguir en las tiendas o supermercados que te facilitarán la tarea, sin embargo éstos suelen ser muy costosos. Por eso aquí te traemos opciones caseras dejar tu horno limpio.

Bicarbonato de sodio

Este es un producto que sirve para muchas tareas del hogar. Solo debes:

  1. Mezclar con agua
  2. Dejar reposar
  3. Elimina los restos de comida que quedaron en el horno
  4. Echa la mezcla en el superficie del horno y déjala actuar por unos minutos
  5. Frota con un trapo para remover los residuos

Notarás que poco a poco la grasa desaparecerá y se comenzará a  ver brillante.

Vinagre

Todos tenemos en casa vinagre blanco, algunas personas solo lo usan para cocinar pero te aseguramos que también sirve para limpiar. Este es un potente desengrasante que lo puedes usar mezclado con agua o solo.

Todo dependerá de la cantidad de grasa que tenga el horno. Te recomendamos que lo apliques cuando el horno aún esté caliente, así la grasa no se secará y la podrás remover de una manera más fácil.

Riega en toda la zona, espera unos minutos y luego retira con un trapo haciendo movimientos fuertes para retirar la suciedad.

Limón

El limón también es un potente desinfectante y para limpiar el horno es una gran opción. Además de eliminar la grasa también te ayudará a acabar con los malos olores, especialmente el que queda después de cocinar pescado.

Solo debes echar mezclar agua con el zumo de un limón y su respectiva cáscara. Riégalo en el horno y deja que actué. Ahora, límpialo y listo. Es preferible que lo hagas con el horno caliente. Verás cómo no queda rastro ni de la grasa ni de los olores desagradables.

Ya ves que son trucos sencillos con efectos sorprendentes. Son fáciles y muy económicos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...