Puertas de madera con ruidos o atascos

Con el paso del tiempo, las puertas de madera pueden presentar algunos inconvenientes. Los más comunes son la aparición de ruidos o atascos, los cuales se pueden producir por diferentes razones. De todos modos, solucionar estos problemas no es tarea difícil si nos damos un poco de mañana. De tal modo, a continuación desarrollaremos una serie de consejos caseros para solucionar estos ruidos y atascos.

Puertas de madera con ruidos o atascos

Como ya hemos visto en muchos otros post, la madera suele ser un material muy utilizado en las construcciones hogareñas, sobre todo en cuanto al mobiliario, las ventanas y las puertas. Justamente, en el caso de esta última, con el paso del tiempo las puertas de maderas suelen presentar algunos problemas. No muchos, ni muy grandes, pero si algunos como atascos o ruidos, que en la mayoría de los casos tienen que ver con puertas abatibles con bisagras, ya que en el caso de las correderas esto no suele suceder.

Pues bien, de todos modos, estos pequeños problemas son sencillos de solucionar, y por eso a continuación aprenderemos algunas formas de hacerlo.

Uno de los problemas más habituales con las puertas de madera es que estas rozan el suelo, no permitiendo que se deslice correctamente. Este inconveniente puede aparecer a causa de colocar un nuevo suelo, de los cabios de temperatura o de la aparición de la humedad que hincha la madera. Pues bien, una de las soluciones para eliminar este problema es colocar una hoja de lija de grano medio-grueso en el suelo, exactamente en el lugar donde roza la puerta, y abrir y cerrar la puerta varias veces sobre el papel. Con esto lograremos que se lije la parte de la puerta que toca con el suelo, rebajando la superficie y evitando el ruido.


Sin embargo, en algunos casos esto no basta porque el rozamiento es excesivo. En ese caso será necesario desmontar la hoja de los goznes y pasar por su canto inferior una lijadora de banda.

Si en cambio las puertas se descuelgan, el trabajo habrá que realizarlo sobre las bisagras. Tendremos que retirar la hoja de los goznes e introducir por el vástago de la bisagra atornillada al marco una arandela de cartón o de goma, para que esta levante levemente la puerta. Si la puerta hace ruido tendremos que probar colocándole aceite de vaselina a las bisagras.

Otro problema, el último que trataremos en este post, es cuando la madera de la puerta se abre o agrieta. En este caso lo conveniente es rellenar la zona abierta o agrietada con una pasta especial, que para este tipo de casos conviene que sea cera coloreada para madera, la cual se coloca calentándola con un secador de pelo, y posteriormente presionándola sobre la grieta.

Fuente: decoestilo

Foto: Puerta de madera por D4OD en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...