¿Sabías que limpiar el horno con vinagre es buena idea?

Si buscas un producto eficiente y económico para limpiar el horno, debes probar con el vinagre. Su efecto quita-grasa te sorprenderá. Descubre cómo sacarle el máximo provecho.

Usa el vinagre para limpiar el horno ¿Cómo?

Fuente: decoracion2.com en Pinterest

La limpieza del horno es una de las labores fundamentales dentro del hogar, pero a veces se ve relegada por la falta de tiempo o el desconocimiento de los productos adecuados. Si te identificas con este último caso, es bueno que sepas que limpiar el horno con vinagre es una buena idea. Su efecto anti-grasa, anti-abrasivo y abrillantador es inigualable.

Expertos dicen que se obtiene de la fermentación de casi cualquier cosa que contenga azúcar o almidón. Aunque se ha vinculado con la gastronomía, tiene incontables usos, debido al “poder” de las acetobacterias presentes en su descomposición. En ese proceso la glucosa se convierte en ácido acético, que es conocido por sus propiedades desinfectantes y antisépticas. 

Con el tiempo se ha descubierto que muchas bacterias del medio ambiente mueren al entrar en contacto con el ácido del vinagre. Mismo que actúa como detergente, ayudando a remover y disolver la suciedad. De allí su utilización para la higiene de la cocina, el baño y otras áreas de la casa. Lo mejor que tiene, es que no es abrasivo. Mezclado con agua u otros “ingredientes”, se puede emplear para eliminar malos olores y restos de alimentos que se suelen acumular.

Consejos para usar el vinagre en la limpieza del horno

¿Tu horno tiene manchas? No lo dejes para luego. Cuando aún esté tibio, coloca sal en la región afectada y, al enfriar, restriega con agua y vinagre. La suciedad saldrá fácilmente.

Cuando te toque hacer limpieza profunda, puedes armarte con una botellita de vinagre, un paño suave, una esponjilla y un poco de agua. Vierte un chorrito de vinagre en la esponjita y frota con fuerza sobre las rejillas. Deja remojar por 20 unos minutos, en un recipiente con vinagre y agua, para que se ablande la mugre pegada. Entretanto, frota con el paño impregnado en vinagre y agua el resto del horno. Transcurrido los 20 minutos aclara las rejillas y colócalas. Deja el equipo 24 horas abierto para que se esfume el aroma del vinagre.

Otros aliados para el aseo

Pon una cucharada de bicarbonato de sodio en un vaso de agua. Vacía en un recipiente con pulverizador, agita y rocía en las paredes del horno. Permite que actúe por ocho horas, y luego quita la mugre y la grasa con ayuda de una esponjita.

También puedes cortar un limón a la mitad y exprimirlo. Coloca el zumo en una olla y ponla dentro del horno encendido por 30 minutos, a una temperatura de 250º. Al acabar, retira la olla, espera que se enfríe el horno y con un lienzo limpia las paredes.

Después de aplicar estos trucos, tu horno lucirá como nuevo. Sólo resta mantener ese efecto. Ubica un recipiente para hornear en la reja baja, para que “atrape” los restos de grasa o comestibles, y apela a pantallas protectoras contra salpicones cuando prepares sofritos. Si quieres saber más, descubre cómo sacarle partido al vinagre blanco para casi todo en el hogar. 

Aunque no lo creas, con el vinagre puedes recuperar vegetales marchitos, eliminar los olores a tabaco, reavivar el color de las alfombras, extraer pegamento de ciertas superficies, suavizar la ropa, alargar la vida de las flores, eliminar la caspa y más.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...