Trucos caseros para limpiar el hogar

En este post lo que haremos será conocer algunos trucos caseros que nos permitirán realizar la tarea de manera mucho más sencilla.

Llega un momento en el mes que, por más que se quiera evitar, no puede dejar de suceder. Tarde o temprano, en algún momento de los 30 días que lo conforman, debemos realizar una limpieza a fondo de la casa. Es posible que, salvo excepciones, a la mayoría de las personas no le guste este momento. De tal manera, qué mejor que contar con las herramientas justas para que todo se pueda hacer más rápido y más sencillo.

Trucos caseros para limpiar el hogar

Trucos caseros para limpiar el hogar

Para colaborar con la causa, en este post lo que haremos será conocer algunos trucos caseros que nos permitirán realizar la tarea de manera mucho más sencilla.

Comenzaremos con la madera. Para conseguir que una superficie de este material este sin polvo y reluciente es necesario aplicar un limpiador específico. En la limpieza de todos los días será suficiente eliminar el polvo con un paño de algodón seco o ligeramente humedecido si se quiere eliminar una mancha concreta. Pero además de eso, en la limpieza profunda podemos utilizar una mezcla de 1 vaso de aceite de oliva + ½ vaso de zumo de limón. Además, en casos de muebles de madera delicados en muy mal estado también podemos probar, una vez al año, con un “baño” con cera de abeja (natural). Permanecerán impecables por mucho tiempo.

En el caso de los baños, uno de los lugares más difíciles es el inodoro. Para una buena limpieza la mezcla de 2 cucharadas de bicarbonato y una de sal fina en ½ vaso de vinagre es muy efectiva. Debemos vertirla en el wáter, dejarla actuar unos minutos y a continuación volcar un cubo con abundante agua caliente antes de tirar de la cadena.

Para los cristales, se pueden obtener muy buenos resultados mezclando ½ litro de agua caliente con 3 cucharadas de vinagre. Asimismo, para eliminar manchas difíciles podemos usar glicerina. Es un excelente aliado para este tipo de situaciones.

Otro lugar difícil y feo de limpiar es el horno. Para eso, podemos mezclar agua y bicarbonato hasta conseguir una pasta más o menos espesa. Una vez esto, debemos extenderla en las paredes y la bandeja del horno. Antes de hacer esto será necesario haber eliminado en lo posible la mayor parte de grasa y suciedad (con papel de cocina). Finalmente, tenemos que dejar actuar la mezcla unos minutos y retirarla con un trapo humedecido.

Foto│Casas Pirineo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...