Cómo montar pavimento laminado

Aprende a montar tú mismo suelo laminado en el hogar: sigue estos sencillos pasos y coloca tu propio pavimento con materiales básicos de montaje.

Si estamos pensando en instalar suelo de parquet o laminado en casa, y no sabéis cómo hacerlo, aquí tenéis todos los pasos a realizar. ¡Fácil y didáctico! Los materiales que necesitamos son las láminas de suelo, los zócalos correspondientes, y lámina de polietileno. Respecto a las herramientas de montaje: una palanca, cuñas de plástico, y un taco de madera. También emplearemos un martillo, adhesivo para zócalo, y una caladora para cortar madera.

El primer paso será limpiar muy bien la superficie para una correcta adhesión de las láminas. A continuación colocaremos por toda la superficie la lámina de polietileno; (una especie de plástico blanco). A medida que lo extendemos por el suelo (desde una pared hasta otra) vamos colocando encima las láminas de nuestro suelo. Las láminas de suelo que van contiguas a las paredes deben guardar un centímetro de distancia en todo el perímetro (que no toquen directamente contra la pared), y para eso aplicamos las cuñas de plástico.

Con este detalle en cuenta, iremos uniendo las láminas lateralmente, una al lado de otra, formando filas. Para unir dos láminas de suelo normalmente se aplica la unión de “click” (mirar instrucciones de montaje). Sencillamente se fijan a presión, inclinando la pieza al lado de la otra. Con este sistema iremos juntando láminas lateralmente hasta alcanzar el otro lado de la pared. En caso de que la longitud de las láminas de madera sea superior al hueco restante de superficie que tenemos que rellenar, utilizaremos la caladora para recortar la pieza en la medida que necesitemos. Importante: la parte restante de la lámina que hayamos cortado con la caladora no la tiraremos a la basura, sino que la utilizaremos para rellenar la segunda fila de suelo… aprovecharemos todos los recortes.

Las siguientes láminas de madera que vayamos colocando (formando nuevas filas de suelo), las uniremos con las piezas superiores de la fila anterior. De esta forma, puede que la lámina nueva introducida no acabe de encajar bien lateralmente, así que emplearemos una cuña de madera y un martillo para golpearla lateralmente hasta encajarla perfectamente tanto con las láminas superiores como laterales que ya estén colocadas en el suelo. Cuando alcancemos pared, la última lámina de la fila que tengamos que encajar lateralmente rozará con la pared y no podremos hacer uso del martillo y la cuña, así que utilizaremos una palanca especial para unirla correctamente.

Con este sencillo método podemos acabar de rellenar toda la superficie. Una vez acabada la estancia, retiramos las cuñas que colocamos en las láminas contra las paredes y procederemos a colocar los zócalos. Los zócalos que vayan en las esquinas de la habitación tendremos que cortarlos en las puntas con una inclinación de 45 grados para garantizar una perfecta unión entre ellos. Una vez cortados, utilizaremos un adhesivo y unos clavos para unir los zócalos a la pared. Aplicaremos silicona a lo largo del zócalo, pegaremos contra la pared en la correcta posición y con dos clavos (no muchos más), fijamos en la pared. Empezaremos siempre con los zócalos que van en las esquinas y rellenaremos los huecos sobrantes, recortando los zócalos a la medida deseada.

Vídeo: Youtube

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...