Así podrás limpiar el horno para que siempre se vea bien

Para limpiar el horno, no debes dejar pasar demasiado tiempo para que sea más fácil de hacer. Asegúrate de hacerlo por dentro y por fuera, usando productos especializados y la función de autolimpieza

Limpiar el horno

El uso del horno forma parte de nuestra vida cotidiana. Lo usamos para cocinar nuestros platos favoritos y disfrutar de una gran cena, pudiendo hacer recetas únicas que no se pueden hacer al microondas.

El problema es que el horno es de las zonas que más suciedad acumula, tanto por dentro como por fuera. Estas manchas no solamente afectan a nivel estético, pues también lo hacen a nivel nutricional, aumentando la proliferación de bacterias. Por este motivo, debes aprender a limpiar el horno de la forma correcta.

Los mejores trucos para limpiar el horno

Antes de limpiar, asegúrate de cocinar con cabeza. Puedes abrir las ventanas o usar la campana extractora para evitar los malos olores, además de siempre cocinar con aguantes.

Eso sí, lo más importante es no dejar la limpieza de lado y hacerla en cuanto se pueda. Esto es porque las manchas de grasa o las marcas de dedos se quitan más fácilmente cuando son recientes.

Aunque te pueda dar pereza limpiar después de cocinar, no debes dejarlo de lado, pues hacerlo a tiempo te va a evitar mucho trabajo de frotar. Lo mismo ocurre con las manchas del suelo e incluso con los platos, siendo más fácil su limpieza si se hace rápidamente.

Hoy en día, hay muchos hornos con una función de autolimpieza, la cual permite tenerlo limpio de una forma más fácil. De todos modos, no hay que olvidarse de la limpieza por fuera, especialmente si el electrodoméstico es de acero inoxidable por aquello de las huellas de los dedos. Limpia diariamente esa zona con un producto especializado, ya que podría dañarse.

En el caso de que no sea suficiente con la autolimpieza o que necesites hace runa limpieza a fondo, quita la puerta del horno si puedes. Esto te ayudará a llegar a todos los rincones. Eso sí, limpia solamente con el material recomendado por el fabricante, ya que podría dañarlo si se usan productos de limpieza convencionales.

Trata de llegar a todos los huecos del horno y usa un paño suave, algo que hará que evites arañazos. Si tienes que frotar, sigue la dirección de las vetas del acero inoxidable para evitar que salgan marcas.

En el caso de que no hayas hecho caso al consejo de no dejarlo pasar y tengas manchas antiguas, todavía hay solución. En vez de frotar mucho y acabar dañando la estética, puedes echar un poco de vinagre con agua, algo que ayudará a disolver la grasa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...