Beater: un batidor de mano diferente

Descubre el nuevo Beater de Ding 3000, un batidor manual que puede plegar sus varillas, ocupando menos espacio en la cocina, y además con un diseño de color espectacular.

Batidor

El que pasa mucho tiempo en la cocina o al menos unas horitas al día sabe lo útil y necesario que resulta tener un buen batidor en el cajón de utensilios. Podemos tener la batidora eléctrica, pero luego siempre echamos en falta alguna manual para conseguir acabados más artesanales y por eso este diseño que os presento aquí es perfecto para lograrlo. Se llama Beater y ha reinventado el concepto de batidor de mano porque el diseño es totalmente innovador. Supongo que todos habremos visto alguna vez los batidores convecionales, y como observaréis en la fotografía, Beater no tiene muchas cosas en común. Sus creadores, del estudio Ding3000, lo han diseñado para Normann Copenhagen.

La principal peculiaridad que posee este batidor manual es que sus varillas se pueden cerrar con un aro de plástico que las rodea y, de esta forma, el batidor ocupa mucho menos espacio que cualquier otro batidor de mano tradicional. Con la gran cantidad de utensilios de cocina que existen y que solemos guardar apelotonados en un cajón o en una cestita metálica, esta idea resulta excelente para conservar el poco espacio que solemos tener en la cocina para este tipo de accesorios.

Pero, además de cerrarse y ahorrarnos un importante espacio en el cajón, este batidor manual impresiona por el resto de su diseño, tanto en referencia al material con el que ha sido fabricado como la gran variedad de colores que se han elegido para darles el resultado final. Colores que enamoran y que convierten a este utensilio tan antiestético, en un objeto digno de decoración. Porque un batidor con forma de bulbo y varillas metálicas, no brilla tanto como el nuevo Beater, ya sea en rosa, en azul, en gris, en blanco, en morado, en crema o en cualquiera de los colores en que puede adquirirse, que como veis, no son pocos.

Si nos fijamos bien, observaremos que en cada uno de estos batidores manuales se combinan dos tonos: uno es el color de las propias varillas y el otro es el del aro que las sujetas. Este aro nos permite plegar al máximo todas las varillas, colocándolas en vertical y convirtiendo el batidor en apenas un palo. Pero además, el aro tiene otra utilidad muy importante y es que según la posición donde lo coloquemos a la hora de batir, conseguiremos una mayor o menor apertura de las varillas y, con ello, un resultado diferente. ¿No os parece realmente una idea maravillosa?

Vía: Ding

Foto: Antoinel – Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...