Cocina para jóvenes emancipados (I parte): Lentejas

Cuando vives con tus padres preparar la comida parece una tarea muy sencilla. No es hasta que decides emanciparte que te das cuenta de que cocinar comporta un poco más de trabajo del que parecía. Ante la posible crisis culinaria, te ofrecemos una receta sana y sencilla de preparar que te iniciara en la cocina. ¡Todo es empezar!

Las lentejas, fuente de proteínas y ácidos nucleicos.

A todos nos llega la hora. A unos antes a otros más tarde, pero que ocurra es inevitable: todos nos emancipamos. Cogemos las maletas y dejamos la casa en la que hemos crecido para ocupar una nueva; a veces es para compartir con otros estudiantes, otras para compartir con tu pareja, incluso para vivir tú solo. El resultado, sin embargo, es siempre el mismo: acabas formando tu propio espacio, ajeno a tus padres y a lo que has conocido antes. Hasta aquí todo muy bonito, muy romántico pero ¿cual es la cruda realidad? Que mudarte de casa y emanciparte significa dejar de comer los guisos de mamá y tener que aprender a valerte por tí mismo, una experiencia que puede llegar a ser muy tormentosa.

La verdad es que el trauma es sólo psicológico y que cualquiera de nosotros puede llegar a hacer un guiso riquísimo si sigue unas buenas instrucciones y le pone mucho empeño. Cuando me fui de casa,mi madre me regaló un libro con recetas sencillas y prácticas para que la transición no fuera tan difícil y siguiera bien alimentada en cualquier lugar del mundo que estuviera. Os dejo una de las que más me ha servido ¡y es que hacer unas lentejas no es tan difícil!

Ingredientes para dos raciones:

  • 250 gr de lentejas
  • 1 calabacín cortado a cuadraditos
  • 2 zanahorias cortadas a cuadritos
  • ½ cebolla en trozos pequeños
  • 1 tomate
  • 1 cabeza de ajos
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal
  • 1 patata cortada a cuadraditos
  • 2 hojas de lechuga (juliana)
  • Opcional: 1 cucharada de comino,1 brote de hierbabuena


Preparación:

Pones dentro de una olla los 6 primeros ingredientes de la lista en crudo; añades agua hasta que queden totalmente cubiertos con un chorrito de aceite y sal. Tapas la olla con un plato fondo lleno de agua (durante la cocción si has de añadir agua utilizas la que está en el plato ya que al estar caliente no romperá la cocción). Cuando las lentejas estén casi listas añades los trocitos de patatas, la lechuga y si quieres el comino y la hierbabuena. Dejas cocerlo unos 10 minutos más ¡y listo! Una comida sana y que te aportará mucha energía.

Ya ves que no es tan difícil preparar platos un poco más elaborados y equilibrados. Todos hemos empezado cocinando platos de pasta de todos los tipos y arroz a la cubana, pero ya ves que cuando te canses es muy fácil variar el menú.

Lentejas por Juan Pérez Órdenes en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...