Comidas instantáneas, muy perjudiciales para la salud

La vida ajetreada que las personas que vivimos en la ciudad llevamos llegan a pasar factura a nuestra salud. Las comidas instantáneas pueden parecer una buena solución al problema del tiempo, pero a la larga son contraproducentes. Con tu salud no te la juegues.

Hay días en los que las prisas, el trabajo y el estrés no nos dejan ni comer tranquilos. Épocas, a veces demasiado largas, en los que en todo el día no tenemos ni cinco minutos de descanso, por lo que por supuesto no podemos ir a comer a casa y prepararnos algo sano y nutritivo. Una de las soluciones que encontramos ante tales hechos es la de comprar comida instantánea, aquella que viene de fábrica con todos los productos y que sólo debemos calentar. Las sopas y fideos son los amos de este tipo de comida, una comida que no tiene mal sabor.

El problema es que si las tomamos con demasiada frecuencia (más de dos veces por semana) pueden ser malas para nuestra salud. ¿Por qué? Por su composición. Este tipo de comida lleva incorporados conservantes, antioxidantes y colorantes que mantienen el sabor y la textura de los platos, pero que a la larga son contraproducentes. Además, algunos de ellos contienen grasas trans, ácidos grasos que contienen todos los productos en los que, en su composición (si miramos los ingredientes en el envase) han sufrido algún proceso de hidrogenación. Este tipo de grasas, aunque existen en muchos alimentos, tienen mayor presencia en las comidas instantáneas, por lo que no es recomendable tomarlas en exceso.

Pese a ser más cómodo, los precocinados siguen siendo menos sanos que los productos frescos.

Las comidas instantáneas se dividen en tres grupos:
•Las dirigidas a los bebés
•Pre-cocinados que sólo necesitan calentarse
•Alimentos deshidratados.


En realidad, los ingredientes que llevan estos productos no son ilegales ya que han sido aprobados por todos los organismos sanitarios correspondientes, pero tienen efectos contraproducentes si se toman demasiado tiempo, sobre todo en personas con problemas cardíacos o niños.

Uno de los pioneros en el diseño de comida preparada fue Gerry Thomas, un cocinero que comercializó y popularizó en 1954 en EE.UU. productos alimenticios preparados, conocidos como TV-Dinner, que sólo requerían ser introducidos en el horno. Hoy en día representan una rutina en muchas personas que, como ya hemos dicho, tienen poco tiempo para comer. Pero debemos cambiar este tipo de costumbres, si bien es verdad que no podremos cambiar el ritmo de trabajo que llevamos, sí que podemos organizar un poco más nuestra alimentación. Un ejemplo sería tener comida congelada; el fin de semana o algún momento en el que tengas tiempo libre, que también lo tendrás, prepara grandes cantidades de comida o diferentes platos y congélalos. La noche anterior sácalo a descongelar y por la mañana mételo en un Tupper, verás como así mejoraras mucho tu alimentación. En Qdiario Cocinar hay muchas recetas que puedes utilizar: albóndigas de soja, Cuscús Taboulé, Pechuga de pollo con salsa de mostaza… ¡Inténtalo!

Foto por iboy_daniel en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...