Cómo hacer tu propio roscón de reyes

Un postre casero e imprescindible en las mesas españoles durante el periodo de navidad

roscon de reyes

El roscón de Reyes, postre imprescindible en las casas españolas

Queda menos de un mes para el comienzo de las vacaciones por excelencia de invierno, y los establecimientos, panaderías y locales en general ya se preparan para la navidad de 2012 con todo tipo de adornos y decoración navideña. Sin duda, el postre más importante para estas fechas es el roscón de reyes, además del turrón y los diferentes mantecados que se pongan en la mesa. El día de reyes, los niños esperan con ansias el famoso roscón de reyes y el regalo de su interior. A pesar de gustar a todo el mundo, el relleno es lo que provoca algunas quejas ya que hay familiares que le gustan con nata y otros en cambio lo prefieren con crema. En la panadería el roscón de reyes no se puede elegir, pero si lo fabricas tu mismo será el postre ideal para toda la familia, contando por su puesto con el rey y con la haba.

Los ingredientes para fabricar tu propio roscón de reyes son (para ocho personas):

350 gramos de harina.
4 huevos.
75 gramos de mantequilla en punto pomada, que este cremosa.
100 gramos de azúcar.
25 gramos de levadura fresca (en el caso que no se disponga de ella se puede utilizar 10 gramos de levadura instantánea o de panadería).
125 mililitros de leche entera.
1 cucharada de Agua de azahar, comprada en tiendas de alimentación.
Ralladura de corteza de limón.
Fruta escarchada (calabaza, naranja y guindas).
1/3 cucharada de sal fina.
1 haba.
1 muñeco sorpresa.

Antes de comenzar, hay que hacer la mantequilla en punto pomada, ¿Cómo se hace? Se corta la mantequilla a trozos tal y como sale del frigorífico y se mete al microondas a 800 watios durante 30 segundos. Una vez que la mantequilla se ha derretido, cogemos un tenedor y la mezclamos con los huevos. Una vez mezclada se mete al frigorífico de nuevo durante unos 5 minutos y cuando se saca está perfectamente dorada. Además de los ingredientes anteriores, también será necesario un pincel para pintar con los huevos batidos, un papel transparente y varios hojas de papel para horno.

Fabricar tu propio roscón de reyes es sencillo de realizar. Lo primero que hay que hacer en introducir el bloque de levadura en la leche templada y con las manos muy limpias, importante, disolverlo con los dedos. Este proceso se ha de hacer durante 15 minutos.

A continuación se coge la harina, pero no toda. Tan solo hay que utilizar 320 gramos, los otros 30 gramos se dejan para más tarde amasarlos. Los 320 gramos se ponen en un bol grande y se añade la ralladura de naranja y el azúcar. Cuando la leche y la levadura están listas se añade a la harina y con una espátula se remueve todo en el bol. Durante este proceso verás como la harina del fondo se incorpora a los alrededores del bol y se crea como una especie de papilla.

Cuando la papilla esta lista, se añade al bol, la mantequilla en punto pomada, realizada lo primero, un poco de ron añejo oscuro, el aroma de azahar, la yema de huevo y un poco de sal. 

El siguiente paso es mezclar todo lo anterior con una espátula. Si la masa se vuelve pegajosa es sinónimo que vas por el buen camino.

Más tarde, se ha de espolvorear un poco la mesa y nuestras propias manos con harina. Se coge la masa del roscón y se coloca sobre la harina. Durante los primeros minutos la masa se pegará pero poco a poco esto irá desapareciendo e irá cobrando vida y forma de roscón de reyes. En el caso que no se pueda despegar, lo que has de hacer es poner un poco más de harina. El truco para conseguir una masa perfecta es que ruede por la mesa sin pegarse y usando la menor cantidad de harina posible,

Una vez que la masa esta pegajosa se ha de hacer una bola con ella. Se pone un poco de harina en un bol grande y la masa se coloca justo encima. Se coge un poco de papel de film transparente y se cubre la masa con él. El objetivo de esto es que la masa doble su tamaño, por lo que el proceso puede durar de 2 a 3 horas. Recordar que se ha dejar en un lugar cálido.

Pasado el tiempo de espera y cuando la masa haya crecido, ya se puede dar forma. Lo primero es sacar la masa del bol y amasarla durante un minuto aproximadamente para darle forma de bola. Cuando la masa tenga forma de bola se ha de hacer un agujero en el centro con los pulgares de ambas manos y sin soltar la masa, se abre un agujero que tenga forma de roscón.

Cuando nuestro roscón ya esta dibujado, se coloca la masa sobre una bandeja con papel par hornear. Si encoge no te asustes, que es normal. Estira la masa despacio y con cuidado hasta que tenga el tamaño que uno quiera y cúbrela  con otro papel de horno para que no se seque con el aire. La finalidad es que la masa doble su tamaño y esto puede durar entre media hora y una hora. Cuando la masa ya esta como uno quiere, se coge el pincel y se pinta con los huevo batidos decorandolo con azúcar, fruta escarchada, almendras… depende de cada gusto.

Para que nuestro roscón de reyes este listo para consumir solo nos queda un paso, meter la masa en el horno caliente a 160º por arriba y por abajo durante 25 minutos. Cuando vemos que la masa esta bien dorada, la sacamos del horno y la dejamos enfriar durante todo el tiempo que se pueda. Una vez frío, se abre el roscón por la mitad para introducirle nata o crema y las sorpresas( el rey y el haba), depende de los gustos. O incluso se puede hacer media de una cosa y media de otra. Es un roscón diferente hecho con más amor y más trabajado, es un roscón hecho a gusto y semejanza de los familiares.

FOTO/ Fabrisa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...