Cremas de verano ¡Pero de las que se comen!

El verano es la época ideal para todo tipo de cremas, y no solo para aplicarlas, también para degustarlas. Aquí tienes las recetas de una escalivada cremosa, una crema fría de guisantes con jamón y otra de espárragos con aguacate. Y la de un mousse de espárragos.

Cremas para dar y tomar

Durante el verano te echas crema por todo el cuerpo: para la protección solar, para la hidratación, para que no te piquen los mosquitos, para aliviar el dolor de las articulaciones, para la circulación de la sangre… Cuando se sale en esta época del año de casa se tiene que hacer con el kit completo de cremas ya que nunca se sabe en que momento se van a poder necesitar.

¿Y por qué no echarte unas cuantas cremas fresquitas para el cuerpo? En esta ocasión por dentro ya que las cremas no solo tienen que ser por fuera. Pues ahí van unas recetas para este verano que parece se va a presentar caluroso. Son sencillas así que ponlas en práctica cuando las temperaturas empiecen a subir y seguro que sorprendes a tus invitados.

Recetas de cremas de verano

Aquí tienes las instrucciones que debes llevar a cabo para realizar estas fantásticas cremas.

Escalivada cremosa

La escalivada es un plato típico de Cataluña, Comunidad Valenciana, Región de Murcia y Aragón que consta de verduras asadas. Los ingredientes y proporción que vas a necesitar son los siguientes: 1 berenjena, 1 pimiento rojo, 1 cebolla, 1 diente de ajo, tomates cherry, 3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen, olivas negras, sal y pimienta.

  • Paso 1: empieza horneando la berenjena, el pimiento y la cebolla (todo sin pelar) a 220º C durante 30 minutos. Cuando falten 15 minutos, añade el diente de ajo, también sin pelar.
  • Paso 2: una vez cocinadas, pon las verduras en un cuenco cubierto y déjalas enfriar para luego poder pelarlas. Tritura por separado, la berenjena junto el ajo y 1 cucharada sopera de aceite, sal y pimienta. El pimiento con 1 cucharada sopera de aceite y sal. Y reserva.
  • Paso 3: escalda después los tomates en agua. Pela y reserva. Corta la cebolla pelada en tiras y reserva también.
  • Paso 4: la presentación del plato va a gustos. Se puede hacer en vasitos, en platos, en pequeños cuencos… Distribuyendo y alternando en distintas capas las verduras cocinadas, dándole así un colorido variado. Para decorar, utiliza las olivas y los tomates, también puedes poner anchoas.

Crema fría de guisantes con jamón

Cuando aprieta el calor, apetece algo fresco que no tiene por qué ser necesariamente gazpacho, hay muchas cremas apetecibles, como esta para la que vas a necesitar los siguientes ingredientes y proporción: 180 gr de guisantes congelados, 100 ml de yogur natural (griego), 60 ml de agua, ½ cucharilla de puré de ajo, 60 gr de queso Mascarpone, sal, pimienta y jamón serrano o bacon, en lonchas finas.

Empieza por freír el jamón sin aceite. Déjalo enfriar, forma rollitos con él y pínchalos con un palillo.

Hierve los guisantes durante 10 minutos. Escúrrelos y tritúralos con el resto de ingredientes. Reparte la mezcla obtenida en vasos y coloca en la parte superior el pincho de jamón.

Crema fría de puerros y aguacate

Esta crema tiene un aspecto externo similar a la anterior pero su elaboración es muy diferente. Los ingredientes que vas a necesitar, para cuatro personas son: 2 cucharas soperas de aceite de oliva; 250 gr de puerros (la parte blanca), limpios y cortados en trocitos; 1 cebolla picada; un chorrito de vino blanco o jerez; 150 gr de patatas peladas y cortadas en cubos; un ramito de hierbas frescas (perejil, orégano, laurel, tomillo…), atadas con una cuerda; 750 ml de caldo de verduras; la pulpa de 1 aguacate; el zumo de ½ limón, sal y pimienta.

Comienza haciendo un sofrito salpimentado, con el puerro y la cebolla, en una sartén con aceite. Déjalo cocinando, tapado, durante 5 minutos. Luego viertes el vino y lo dejas reducir a fuego alto. Incorpora las patatas y el ramito de hierbas junto con el caldo y lo llevas a ebullición una vez salpimentado de nuevo, lo tapas y lo dejas cocer 15 minutos a fuego suave, hasta que la patata esté bien hecha.

Una vez terminada la cocción, quitas las hierbas y trituras las patatas y el puerro con el aguacate. Lo pasas todo por el chino o un colador y le agregas el zumo y rectificas las sazón si fuera necesario.

Este plato lo tienes que hacer de un día para otro pues gana si dejas enfriar la crema una noche en la nevera. La crema se debe servir bien fría en platos o cuencos trasparentes y puedes adornarlos con unas hojas de menta.

Mousse de espárragos con ensalada de jamón

La temporada del espárrago se extiende de abril a junio, pero los encontrarás durante todo el verano, con ellos conseguirás esta exquisita mousse.

Ingredientes necesarios para cuatro personas: 250 gr de espárragos verdes, cortado en láminas; 1 cucharada de mantequilla; 3 hojas de gelatina o 3 gr de agar-agar; 300 ml de nata para cocinar; 200 ml de leche; 1 diente de ajo, cortado en láminas; 100 gr de espinacas (frescas o congeladas); y 1 clara de huevo. Y para la ensalada: 2 lonchas de jamón serrano, cortado en tiras; ½ cebolla roja, picada; 1 cebolleta pequeña, picada; 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen; 1 cucharada sopera de zumo de limón; y unas hojas de rúcula, de canónigos o lechuga variada.

Lo primero es saltear los espárragos con la mantequilla durante 5 minutos (no deben coger color). Y dejar escurrir sobre papel de cocina. Después hidrata la gelatina en agua fría durante 10 minutos. Mientras, lleva a ebullición la nata, la leche y el ajo. Baja el fuego y deja reducir hasta 2/3 partes. Incorpora los espárragos y las espinacas y cocínalo todo durante un par de minutos.

Tritura el conjunto y pásalo por el chino. Escurre la gelatina, mézclala bien con 1 cucharada sopera de agua caliente y añádela a la crema de espárragos. Reserva dejándola reposar en la nevera durante 40-50 minutos (no debe cuajar).

Por último, bate la clara de huevo a punto de nieve y mézclala cuidadosamente con la crema de espárragos. Salpimenta, reparte en copas o cuencos de boca ancha y, ahora sí, deja que cuaje, como mínimo cuatro horas, pero puede ser toda una noche.

Antes de servirlo, prepara la ensalada mezclando todos los ingredientes, pon un poco de ella encima de cada ración de mousse y sírvelo a continuación.

Ya lo ves, es como la canción del verano de la ONCE: “Tú me das cremita, yo de doy cremita”. Espero que las disfrutes, que también te las puedes llevar para comer en la playa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...