Croquetas de bacalao, el secreto está en la bechamel

Si estás aburrido de la misma receta de croquetas de pollo de siempre. ¿Por qué no cambias a las de bacalao? ¡Te encantarán!

¿Estás cansado de preparar siempre las mismas croquetas? ¿Quieres innovar pero no sabes cómo? ¡Tenemos la solución! ¿Qué te parece cambiar el pollo de siempre por bacalao? Verás como si lo pruebas, repites.

Hay muchos tipos de croquetas, ¡no te quedes sólo con uno!

Croquetas de bacalao
Ingredientes:
•750 ml. de leche (la que prefieras)
•3 cucharadas de harina
•3 cucharadas de mantequilla
•3 huevos
•Nuez moscada
•100 gr. de pan rallado
•Sal
•Pimienta
•200 gr. de lomo de bacalao
•1 cebolla
Aceite de oliva

Preparación:
Para que conseguir que nos salgan unas croquetas suaves y tiernas el paso más importante es la bechamel y es que dependiendo de cómo la hagamos obtendremos un tipo de croquetas u otro. Nosotros, en qcocinar, ya hemos preparado en más de una ocasión alguna receta hecha con bechamel, por eso os aconsejo ver la receta de acelgas con bechamel para ver cuáles son los pasos que debemos seguir para hacerla. Dicho esto, seguimos con el resto de ingredientes.

Cogemos el bacalao y lo ponemos en remojo durante una media hora para quitarle toda la sal. Después, secamos y desmigamos. Cortamos y picamos bien finita la cebolla; después, cogemos una sartén, echamos dos cucharadas de aceite y la ponemos al fuego, Cuando el aceite esté caliente echamos la cebolla picada y la dejamos al fuego (medio) durante 10 minutos, hasta que veamos que se dora; pasado este tiempo ya podemos añadir el bacalao desmigado, un poco de sal y una pizca de pimienta. Removemos durante unos minutos todos los ingredientes y apartamos del fuego.

Es el momento de mezclar la masa que acabamos de hacer con la bechamel que hemos preparado previamente. Cogemos una fuente, la engrasamos de mantequilla, espolvoreamos la harina e introducimos la masa de croquetas. La masa que vayamos a comernos ese día o el siguiente la dejamos enfriar durante unas horas en la nevera, la que queramos guardar para más adelante la congelaremos.

Cuando la masa esté fría le daremos forma con las manos o con dos cucharas, las pasaremos por huevo batido y después por pan rallado, de forma que nos quedaran bien empanadas. Las volvemos a dejar en la nevera una horita. Finalmente, cogemos una sartén, le echamos un chorro generoso de aceite, la ponemos al fuego y cuando esté caliente le añadimos las croquetas. Las freímos y las servimos.

Para acompañarlas podemos optar por diferentes opciones, desde patatas fritas o ensalada hasta un delicioso puré de patata.

Imagen | BocaDorada

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...