Dorada al moscatel con espinacas a la crema

Encontrar buenas recetas fáciles de preparar no siempre es fácil, más aun cuando hablamos de pescado. Por eso, os traemos nuevas ideas para organizar vuestras comidas.

¿Te apetece comer un poco de pescado pero no sabes cómo prepararlo? Te damos una idea riquísima y muy sencilla de preparar.

Prepara una buena reducción de moscatel y gánate a todos tus invitados

Dorada al moscatel
Ingredientes (para 2 personas):
•400 gr. de dorada
•1 l. de vino moscarel
•150 gr. de azúcar
Nata
Aceite de oliva
•Judías verdes
•Ajo
•Perejil
•Sal

Preparación:
Empezamos a preparar nuestra receta fileteando la dorada. Después cogemos una sartén o plancha, le añadimos un chorrito de aceite y freímos el pescado hasta conseguir que esté bien crujiente, esencialmente por el lado de la piel. Sacamos el pescado de la sartén, cortamos las judías verdes en trozos pequeños y las salteamos junto con las gambas que teníamos preparadas. Cuando veamos que empiezan a coger color les añadimos un picadillo hecho con ajo y perejil, añadimos un chorrito de aceite y dejamos los ingredientes en el fuego unos minutos más.

Es el momento de hacer una reducción de moscatel y para ello, cogemos otra sartén, la podemos al fuego y le añadimos el litro de vino que tenemos y los 150 gramos de azúcar. Reducimos y ¡listo! Ya podemos preparar el plato. Colocamos la dorada en el centro sobre una base hecha con las judías y las gambas y le echamos por encima la reducción de moscatel. Esta receta puede presentarse así, sin ningún otro tipo de adorno o condimento, pero si te gustan los platos con guarnición te enseñamos a hacer unas espinacas a la crema que puedes dejar en el centro de la mesa para que los comensales que quiera puedan cogerlo.

Espinacas a la crema
Ingredientes:
•1 kg. de espinacas
•1 cucharada de harina
•½ vaso de leche semidesnatada
•½ vaso de agua
Aceite de oliva
•Sal
•Nuez moscada
•Pimienta
•Queso rallado

Preparación:
Añadimos en una olla agua con sal y la ponemos sobre el fuego, cuando hierva añadimos las espinacas y las cocemos. Cuando veamos que están blandas pero no deshechas, las escurrimos bien. Ahora, en una sartén, hacemos la bechamel y para ello, freímos la harina con una cucharada de aceite y le incorporamos la leche lentamente; seguimos el mismo proceso con el agua hasta conseguir la textura de una salsa cremosa (no muy espesa). Añadimos un poco de pimienta blanca y nuez moscada. En una bandeja que podamos meter en el horno, echamos las espinacas y las cubrimos con la bechamel, esparcimos por encima el queso rallado y metemos en el horno durante 25 minutos. Nuestra guarnición ya esta lista para servir.

Imagen | Tjeerd

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...