Ensaimadas: un desayuno 100% mallorquín

¿Quieres un desayuno 100% mallorquín? ¡Prueba con las ensaimadas¡

La ensaimada es una de las recetas más típicas de Mallorca, a la par seguramente de la sobrasada. No tiene una elaboración muy complicada aunque sí necesita bastante tiempo de fermentación. Por ello, si quieres desayunar de una ensaimada recién hecha deberás dejarla preparada por la noche, de esta forma podrá fermentar de forma correcta y estará deliciosa a primera hora de la mañana.

Ensaimada
Ingredientes (para 18 ensaimadas pequeñas):
-750 gr. de harina
-4 huevos grandes
-180 gr. de azúcar
-Azúcar glas
-200 gr. de manteca de cerdo
-40 gr. de levadura prensada
-300 ml. de leche

Una perfecta ensaimada hecha en casa.

Preparación:
Para elaborar nuestras ensaimaditas deberemos preparar la masa. Primero, diluimos la levadura en la leche tibia; después, la mezclaremos en un bol junto con la mitad de la harina. Mezclaremos hasta conseguir una masa firme y homogénea; tapamos el bol con papel de plástico (film) y dejamos que repose hasta que doble su volumen. A la hora de elegir el bol, debemos tener en cuenta el crecimiento de la masa, de forma que tenga espacio para aumentar y no quede demasiado prensada.

Una vez pasado el tiempo necesario, añadimos a la masa uno de los huevos, los 180 gr. de azúcar y la harina que nos quedaba. Amasamos todos los ingredientes durante 5 minutos, formamos una bola y dejamos reposar durante media hora. Después, estiramos la masa hasta que quede fina y le esparcimos la manteca; la enrollamos y cortamos trozos de dos centímetros de grosor. Espolvoreamos harina en la encimera (para que la masa no se nos pegue) y volvemos a formar cilindros con los trozos que hemos cortado, después los enrollamos con la forma clásica de las ensaimadas.
En una bandeja, colocamos una hoja de papel de horno e introducimos las ensaimadas que hemos hecho dejando bastante espacio entre ellas para que puedan aumentar de tamaño. Si ves que en una bandeja no te caben todas las ensaimadas, utiliza otra. Es el momento de dejarlas reposar toda la noche (al menos unas 12 horas), verás como pasado este tiempo habrán duplicado su tamaño. Al día siguiente, precalentamos el horno a 180º e introducimos la bandeja de ensaimadas durante unos 15 minutos. Después, sacamos las bandejas, dejamos que se templen las ensaimadas y les espolvoreamos un poco de azúcar glas. Si quisieras, también las podrías rellenar de chocolate, crema, nata o cabello de ángel. ¡Verás que desayuno más delicioso te espera!

Foto por kochtopf en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...