Espuma de lichis, un complemento para la macedonia

El mejor complemento para una macedonia es esta espuma de lichis que te enseñamos a preparar.

Si sois clientes habituales de los restaurantes de comida asiática seguro que os sonará el término de ‘lichis’. Se trata de una fruta de origen oriental con un alto contenido en potasio; su piel es rugosa y dura y en el interior de ella se esconde el fruto y una semilla. Suelen tomarse con almíbar y de hecho esta es la forma más común en la que los encontraremos en los restaurantes, pero hoy aprenderemos una forma mucho más original de prepararlos, en espuma. El complemento ideal para acompañar una macedonia de frutas.

El lichi es una fruta de origen asiático

Espuma de lichis
Ingredientes (para 4 copas):
•3 claras de huevo
•4 cucharadas de azúcar
•100 ml. de nata montada
•10 lichis en almíbar
•3 hojas de gelatina
•Sal

Preparación:
Primero empezaremos separando las claras de las yemas de los huevos, una vez seleccionadas, las pondremos a punto de nieve y les añadiremos un poco de sal. Después, hidratamos la gelatina y trituramos los 10 lichis en almíbar que teníamos preparados.

Es el momento de batir los lichis triturados junto con las 4 cucharadas de azúcar, aunque si lo preferimos podemos utilizar cualquier otro tipo de edulcorante. Ahora, calentamos la mezcla y para ello tanto podemos utilizar el microondas como introducir la mezcla en una cazuela y ponerla al fuego, personalmente prefiero la segunda opción, pero es una elección de cada uno. Una vez los ingredientes estén levemente calentados, pues tampoco debemos sobrepasarnos, introduciremos la gelatina en la mezcla y gracias a la temperatura ligeramente alta conseguiremos que se disuelva perfectamente con el resto de la mezcla.

Cogemos la nata montada y mezclamos con ella la masa de los lichis. En este momento, si preferimos la textura resultante podemos añadir unas cucharadas de leche, aunque esta debe estar caliente. Mezclamos bien todos los ingredientes y listo ¡ya tenemos nuestra espuma de lichis preparada!

Ahora solamente nos queda preparar una deliciosa macedonia de frutas, colocarla en las copas y cubrirla con la espuma que acabamos de hacer. ¡No habrá quien se resista a este postre! Para hacer la macedonia está en nuestra mano elegir las frutas que más nos gustes, nunca está de más hacer un sondeo general entre los comensales, pues si usamos alguna fruta que no gusta será muy difícil que una vez preparada la macedonia se pueda quitar, pues estará cortada en trocitos. Por eso y para asegurarte el éxito ¡pregunta a tus invitados! ¡Y buen provecho!

Imagen | goosmurf

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...