Grasas trans, qué son y qué nos hacen

Las grasas trans son perjudiciales para la salud de las personas y pueden desencadenar serios problemas cardíacos. ¡Eliminémoslas!

¿Conoces la razón por la que comer demasiadas galletas, palomitas, bollos o caramelos no es bueno para la salud? En su mayor parte, aunque no en exclusiva, la culpa de que no podamos alimentarnos día y noche de helados (además del tedio que supondría) la tienen las grasas trans.

La bollería tiene un alto porcentaje de grasas trans

Estos aceites grasos insaturados, en inglés llamados trans fatty acids (TFA), tienen un origen principalmente vegetal y son sometidos a un proceso fisicoquímico de hidrogenación parcial con el objetivo de darles un estado semisólido. Se utilizan para dotar de estabilidad y consistencia a los productos pero con un alto coste para la salud de las personas. De hecho, y como conclusión a estudios realizados, existe una clara relación entre las grasas trans y la hipercolesterolemia, asociada a las enfermedades cardiovasculares. Motivo por el cual las autoridades sanitarias aconsejan reducir su consumo; en Estados Unidos, por ejemplo, desde el 2006 es obligatorio especificar en la información nutricional de la etiqueta del producto cuál es la cantidad de grasas trans del mismo si esta supera les 0’5 gr.

En Europa, aunque vamos unos pasos por detrás, el camino que se sigue es muy positivo. De hecho, el profesor Andreu Palou, ex Vicepresidente del panel Científico de Nutrición de la EFSA, en el II Encuentro Salud y Nutrición celebrado el pasado mes de setiembre, declaró: “las líneas de trabajo de las nuevas reglamentaciones de salud y alimentación en la Unión Europea pretenden conseguir más salud en relación con la alimentación, que el consumidor pueda confiar más en los mensajes publicitarios, que la industria tenga más seguridad jurídica e innovación”.

En el mismo sentido, Juan Manuel Ballesteros, Vocal Asesor de la Estrategia NAOS de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), afirmó que el Ministerio de Sanidad “ha optado por la voluntariedad”; al “confiar en el buen hacer de la industria” no ha creído “necesario” implantar una legislación “más restrictiva”. Habrá que confiar en la industria, entonces.

Aún así, soy bastante escéptica en cuanto a lo que la ‘industria’, ese ser todopoderoso que parece inabarcable, quiere hacer por nosotros. Por eso, prefiero reducir o evitar el consumo de aquellos productos que contiene ingredientes hidrogenados o parcialmente hidrogenados. No vaya a ser… Evidentemente, en el equilibrio está la solución y el comer un delicioso cruasán una mañana no nos mandará directos al infierno. Esperemos.

¿Conoces más productos que contengan grasas trans? ¡Compártelos con nosotros!

Imagen | Chi King

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...