Hidromiel, la cerveza de los vikingos

Adentrándonos en el mundo de los licores, hoy aprenderemos a preparar hidromiel. ¿Te animas?

Ya nos hemos adentrado en alguna ocasión en el mundo de la creación de licores. Hace unas semanas nos atrevíamos con el limonchello, un producto típico de Italia. Esta vez nos iremos atrás en el tiempo y prepararemos la cerveza que bebían los vikingos, así como los sajones, normandos, celtas, griegos y romanos, entre otros. ¿Ya sabéis de qué bebida os hablo? Evidentemente, ¡del hidromiel! ¿Qué os parece?

Una alternativa a la cerveza tradicional

Hidromiel
Ingredientes:
-1 ½ l. de agua
-½ kg. de miel
-1 gr. de levadura

Preparación:
Introducimos todo el agua en una olla, la ponemos al fuego y la calentamos; antes de que se caliente vamos añadiendo la miel sin parar de remover hasta que veamos que nos queda una mezcla homogénea. Dejamos al fuego hasta que empiece a hervir, momento en el que quitaremos la olla del fuego.

Si vemos que se ha formado una pequeña capa de espuma la quitamos con una espumadera. Tapamos la olla y esperamos que se enfríe, es importante que pierda el calor a temperatura ambiente, no en la nevera. Después deberemos verter el mosto en un recipiente para dejarlo fermentar y cuando esté en él añadimos la levadura (debe ser orgánica). El recipiente en el que la mezcla fermentará puede ser una botella de plástico o cristal, aunque eso sí, debe ir cerrada con una válvula que permita salir el CO2 que expulse el proceso y no deje entrar el aire de fuera.

Si bien podemos comprar la válvula adecuada, también podemos fabricarla nosotros mismos, un tapón de tela o algodón servirá. Hasta aquí la parte sencilla, pues ahora nos queda una larga espera; y es que deberemos esperar un mínimo de 3 semanas para dejar que el mosto fermente adecuadamente. Pasado este tiempo, debemos clarificarlo. ¿Cómo? Pasando el contenido de la botella al recipiente final en el que dejaremos el hidromiel con cuidado de no remover los posos del fondo, donde se habrá asentado la levadura. Si introducimos un tubo y succionamos desde el extremo pasaremos el líquido fácilmente.

Una vez tengamos el hidromiel en el recipiente definitivo, que puede ser por ejemplo una botella de sidra, la meteremos en la nevera, donde estará 2 días. Pasado este tiempo, ya tendremos nuestra bebida lista para servir. ¡Que la disfrutéis! Y no olvidéis dejarnos vuestros comentarios, seguro que conocéis otras recetas parecidas y variantes de la misma. ¡Explicádnoslo!

Imagen | Rochen

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...