La alimentación durante el primer año de vida

En el primer año de alimentación de un bebé es muy importante seguir unas pautas e introducir poco a poco los diferentes tipos de comida. Empezar con comida totalmente triturada y baja en grasa es esencial, de la misma forma que dar al niño comida sin sal.

Haz que tu hijo comience a apreciar los diferentes sabores desde el principio.

La leche materna o de inicio es la única comida durante los primeros cinco meses de vida pero a partir del sexto tenemos que empezar a introducir diferentes tipos de alimentos

Una de las principales dudas que tienen las madres, sobre todo primerizas, en relación a sus bebes es cómo tienen que introducir progresivamente los alimentos en el primer año de vida de su hijo. Los primeros doce meses de un bebé son los más complicados a nivel de alimentación ya que son muy diferentes entre sí, es importante añadir nuevos alimentos para reforzar la salud del niño pero a la vez hay que tener cuidado en el orden en que se hace.

Durante los cuatro primeros meses el único alimento que debe ingerir el bebé es la leche materna o la leche de inicio (específica para recién nacidos); al principio es mejor darle más tomas al día, aunque éstas sean de menos cantidad. A partir del quinto mes es conveniente empezar a combinar tomas de leche con tomas de cereales sin gluten (arroz, maíz o soja) y papillas de frutas; entre alimento y alimento introducido hay que esperar un par de días para que el niño se habitúe y comprobar si alguno le produce alergia.

En el sexto mes podremos empezar a darle pollo y verduras, todo triturado, en la toma de la comida. Para que el niño no se aburra y se acostumbre es mejor darle diferentes tipos de verduras, así además nos aseguraremos de que reciba todas las vitaminas y nutrientes; empezaremos dándoselas en caldo para pasar después a purés. Las únicas verduras que no se pueden introducir hasta que el primer año son las espinacas y la remolacha ya que contiene demasiados nutrientes. A los purés añade una cucharadita de aceite de oliva.

Entre los meses séptimo y octavo probaremos diferentes tipos de carne y cereales con gluten como el trigo, el centeno, la avena y la cebada. Hay que ir con cuidado ya que estos últimos pueden provocar intolerancia en algunos bebés por ello, a parte de los cereales no es recomendable darle otros productos con gluten como el pan o las galletas.

Del noveno mes hasta que el niño cumpla un año añadiremos pescado blanco ya que contiene menos grasa (en la toma de la cena) y yema de huevo añadida a los purés, es importante no darle la clara ya que contiene una proteína que puede ser muy alérgica tomada antes del año de edad. Cuando el niño cumpla un año podremos introducir algunos cambios y alimentos nuevos como las legumbres, la leche de vaca o el huevo duro. La sal debe ser inexistente en todas estas dietas.

Seguir las dietas establecidas y acudir al pediatra para que realice un buen seguimiento del bebé hará que este crezca sano, fuerte y sin complicaciones.

First Apple por skippyjon en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...