La barriga cervecera podría ser un mito

Dos grupos de investigadores, uno británico y el otro checo, realizaron en 2003 una encuesta entre dos mil ciudadanos de la República Checa, pues este es el país en el que se consume más cerveza per cápita. Descubrieron que no existe relación estadística entre la cantidad de cerveza ingerida y el tamaño del estómago.

La investigación se publicó en 2003 como artículo científico en la revista European Journal of Clinical Nutrition, y sus autores aseguran que el hecho de beber mucha cerveza no implica que el consumidor tenga más probabilidades de padecer obesidad.

Para llegar a esta conclusión, el Dr. Martin Bobak, de la University College London, junto a otros colegas del Institute of Clinical and Experimental Medicine de Praga propusieron un cuestionario a 891 hombres y 1098 mujeres de la República Checa entre 25 y 64 años de edad.

Tradicionalmente los checos han liderado las listas de litros de cerveza consumidos por persona y año en Europa, por eso los investigadores decidieron realizar el estudio con sujetos de este país. La selección de participantes se realizó aleatoriamente entre no bebedores de ningún tipo de alcohol y bebedores de cerveza únicamente.

Los resultados muestran que los hombres bebían de media 3,1 litros de cerveza a la semana, mientras las mujeres sólo 0,3 litros en el mismo periodo de tiempo. Entre los participantes también había algunos bebedores habituales cuyos resutados ofrecían la preocupante cifra de 14 litros a la semana (el 3% de los encuestados), mientras que sólo cinco de las 1098 mujeres participantes consumían más de 7 litros de cerveza a la semana.

A todos los encuestados se les realizó un examen médico para comprobar su peso y talla para obtener el IMC (índice de masa corporal), que es el indicativo para conocer el grado de obesidad (en el caso de que esta exista). Y aquí viene lo sorprendente: no se encontró relación estadística significativa entre consumo de alcohol y obesidad. Según los autores, esto indica que no es totalmente cierto que beber mucha cerveza provoque obesidad.

Los investigadores lo tienen claro: «Hay una idea generalizada de que los bebedores de cerveza son más gordos que los no bebedores o los bebedores de vino y bebidas espirituosas. Esto se refleja, por ejemplo, en la expresión «tripa o barriga cervecera«. Si fuera cierto, entonces el consumo de cerveza debería estar asociado con alguna de las medidas generales de obesidad, como el IMC u otros índices de distribución de grasa corporal. Sin embargo, la asociación entre cerveza y obesidad, si existe, es, probablemente, baja

Otro estudio publicado con anterioridad a este en el mismo año sugería que algunas personas están genéticamente predispuestas a desarrollar este tipo de «tripa cervecera». Investigadores italianos afirmaron que los hombres con una cierta variación genética tienen tendencia a desarrollar un estómago voluminoso.

Desde CervezasyVinos nos sumamos a lo que dice Nigel Denby, de la Asociación Dietética Británica, que llama a la prudencia a los bebedores de cerveza: «La gente no debería asumir que pueden beber cerveza de forma exagerada tras el estudio. Cualquier ingesta excesiva de alimentos puede llevar a la obesidad. Esto mismo ocurre con el consumo de cualquier tipo de alcohol. Quienes quieran beber alcohol deberían disfrutarlo, pero consumiéndolo únicamente con moderación

Fuente: BBC NEWS

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...