Mi cocina es un cuarto tétrico, ¿cómo lo arreglo?

Descubre los pequeños trucos que pueden ayudarte a ganar luz en el hogar y ampliar visualmente el espacio de tus habitaciones.

cocina

Hay cocinas espaciosas, luminosas y bonitas, aunque suelen ser las que encontramos en las revistas. Luego están las normales. Y finalmente las que son pequeñas, oscuras y apelotonadas. La luz juega un papel muy importante en el aspecto final de una habitación. Es la luz la que genera que visualmente un espacio pueda ser más grande de lo que en realidad es; es la luz la que genera sensación de armonía; la que se encarga de que todo resplandezca. Y cuando se trata de dar claridad a una estancia del hogar, todos realizamos instintivamente el mismo paso: colocar una enorme y bonita lámpara que genere una luz artificial acertada que llene todos los rincones. Pero no será suficiente.

Y es que la claridad de un cuarto se consigue con muchos pequeños trucos que debemos conocer y que no dependen exclusivamente de la lámpara del techo. Por ejemplo, ¿hay una ventana en la cocina? ¿La luz natural llega a través de alguna pared o de la puerta misma? Sabemos que la luz viaja en línea recta, ¿hemos pensado en reorganizar nuestros muebles y electrodomésticos para favorecer los espacios de luz? ¿Tal vez debamos cambiar las cortinas –demasiado opacas- para que la luz de la ventana llegue más lejos? Son las típicas preguntas que deberíamos hacernos para conseguir una perfecta combinación entre la luz natural y la luz artificial. A todos nos ha pasado eso de cambiar la disposición de dos muebles en una habitación y de repente que todo parezca más iluminado, más grande o más bonito. ¡Magia de la luz!

Pero hay más. Por ejemplo los colores predominantes de la habitación. Una de las cosas que explica que la luz genere esa sensación embellecedora es porque nos transmite blancura. Si no podemos contar en gran medida con esta ventaja, entonces es preciso que equipemos la estancia con mobiliario de color blanco o tonos pastel. En la medida en que juguemos con estas tonalidades veremos cómo va cambiando el aspecto de la estancia. El blanco es el color por excelencia porque refleja la luz y proporciona una claridad magnífica. Y si hablamos de cocinas, es frecuente encontrar mobiliario de este color en todas las tendencias del interiorismo, así que podremos elegir entre una gran variedad.

Luego nos quedarán los pequeños detalles, cuando no podemos cambiar todo el mobiliario, siempre podremos jugar con los frentes, los zócalos y tiradores. Si el espacio es generoso, podemos instalar una isla. Las líneas depuradas de los muebles también contribuyen a engrandar el espacio y optimizar la entrada de luz. Lo mejor es ir probando y experimentar con los efectos, ¡os sorprenderéis!

FOTO: Matthew Rutledge

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...