Roast beef, ¡encuéntrale el punto!

¿Te animas con un roast beef? Un secreto: la perfección depende del punto de la carne.

Encontrar el punto exacto a la carne nunca es fácil, menos todavía si cocinamos un trozo entero y lo cortamos después de la cocción, pues nos será más complicado comprobar su interior. Aún y esa complicación, cuando conseguimos el punto óptimo, la recompensa es muy grata. ¿Qué os parece si hoy cocinamos un roast beef?

¿Te gusta la carne poco hecha?

Roast beef
Ingredientes (para 6-8 personas):
•2 kg. de lomo atado
•Pimienta roja, negra y verde
•Caldo de carne
Aceite de oliva
•Sal

Preparación:
Uno de los puntos más importantes de esta receta, además del punto de la carne, es su condimentación, por ello hemos elegido tres tipos de pimienta. Si ya la tenemos molida podemos saltarnos este paso pero si la hemos comprado en bayas debemos meterlas en un mortero y machacarlas hasta conseguir un polvo muy finito. Después, tanto si las hemos comprado molidas como si lo hemos hecho en casa, les añadiremos dos cucharadas de sal y machacaremos hasta que todo quede en polvo.

Ahora, untamos la pieza de carne por ambos lados con el conjunto de especias que hemos creado y con una fina capa de aceite. Para hacerlo nos irá mucho mejor si lo hacemos con la mano. Es el momento de poner a precalentar el horno a 200ºC.
Mientras se calienta el horno, ponemos una sartén al fuego y cuando esté bien caliente le echamos la carne durante uno o dos minutos por cada lado. Preparamos una fuente para horno y le metemos el trozo de lomo cuando lo saquemos de la sartén; el siguiente paso será meter la fuente en el horno ya caliente. Una vez dentro, bajaremos la temperatura del horno dependiendo de lo hecha que nos guste la carne, si la queremos muy poco hecha pondremos el horno a 45ºC e iremos aumentando en función de cómo nos guste. Así, si nos gusta bien hecha, pondremos el horno a 70ºC. Mantenemos dentro unos 70 minutos, aunque depende de la potencia del horno; por eso, pasada la hora es recomendable meter un tenedor en la carne y comprobar que está a nuestro gusto.

Transcurrido el tiempo preciso, sacamos del horno y dejamos enfriar; después, cortamos la carne en filetes y colocamos en cada plato junto con un poco de jugo que nos habrá quedado en la bandeja. Para acompañar esta carne podemos preparar un puré, unas patatas panadera o incluso unas patatas fritas.

¡Voilá!

Imagen | adactio

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...