Sardinas en escabeche caseras

Si te gustan las sardinas en escabeche, ¿por qué no pruebas de prepararlas en casa?

Si te gustan las sardinas en escabeche enlatadas que compras en el supermercado imagínate por un momento probar unas hechas en casa. ¿Buenísimas? Mucho más que eso, ¡deliciosas! Y es que siempre que nos atrevemos a preparar recetas en casa y les cogemos el tranquillo preferimos las caseras. Por eso, para los amantes de las sardinas en escabeche, os enseñamos los pasos a seguir para que podáis prepararlas vosotros mismos. ¿Os animáis?

Si no nos gusta limpiar las sardinas podemos pedírselo al pescadero

Sardinas en escabeche
Ingredientes:
-1 kg. de sardinas
-½ cabeza de ajos
-Harina
-½ l. de aceite de oliva virgen
-100 ml. de vino blanco
-100 ml. de vinagre
-Laurel
-Pimienta negra
-Orégano
-1 rama de tomillo
-1 cucharadita de pimentón dulce
-Sal

Preparación:
La mejor forma de empezar estar receta es preparando las sardinas; para ello, primero las limpiaremos quitándoles las escamas, las tripas y la cabeza. Las lavamos bien y las sazonamos. Como siempre os decimos este proceso podéis hacerlo en casa o pedirle al pescadero que os lo haga. Sea como sea, las sardinas deben quedar bien limpias.

Ahora, pondremos en un plato un poco de harina y enharinaremos las sardinas para poder freírlas. Después de pasarlas por el plato las sacudiremos para quitarles el exceso de harina. Cogemos una sartén, le añadimos la mitad del aceite que teníamos preparado y cuando esté caliente añadiremos el pescado. Cuando veamos que están bien doraditas por fuera pero todavía sin terminar de hacerse en el interior, las sacaremos del fuego y las meteremos en un bol de vidrio.

En el mismo aceite en el que hemos freído las sardinas añadiremos los ajos pelados pero enteros, dos hojas de laurel y el resto del aceite. Bajaremos el fuego al mínimo y freiremos los ajos hasta que estén tostados, después añadiremos el tomillo, el orégano y la pimienta negra. Cocinamos durante unos minutos y añadimos la cucharadita de pimentón junto con los 100 ml. de vino blanco. Cuando empiece a hervir dejamos que se evapore todo el alcohol y añadimos los 100 ml. de vinagre, así como un poco de sal. Dejamos al fuego durante 5 minutos.

Pasado este tiempo vertemos el contenido de la sartén en el bol en el que tenemos las sardinas y dejamos que se enfríe. Una vez esté tibio lo introducimos en la nevera y lo dejamos durante 24 horas para que se escabechen. ¡voilá! Ya tenemos nuestras sardinas escabechadas listas para comer, ¡y sin tener que recurrir a los productos enlatados!

Imagen | Isabel60

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...