Shortbread, las mejores galletas de mantequilla del mundo

Prepara unas galletas de mantequilla de primera.

No he podido resistirme y he trasladado mi perdición por las galletas de mantequilla a la cocina. No os lo recomiendo, pues si antes las comía cual poseída hasta que se acababan, ahora voy más allá y cuando se acaban me pongo manos a la obra para preparar unas cuantas más. ¿Alguien puede borrarme la memoria? Porque ya no necesito ni mirar la receta para prepararlas.

Si amasas bien los ingredientes la receta no puede fallar

Una de las recetas más especiales y tradicionales son las ‘shortbread’, un tipo de galleta de mantequilla típica de Escocia, aunque también es muy famosa en Irlanda, Reino Unido y Dinamarca, que se prepara sin levadura. Aquí os dejo la receta de mi perdición, un consejo: ¡controlaos!

Shortbread
Ingredientes:
•250 gr. de mantequilla
•150 gr. de harina
•75 gr. de harina de arroz
•150 gr. de azúcar
•Molde

Preparación:
El secreto de esta receta está en la elección de la mantequilla, pues será su sabor el que impregnará las galletas y las convertirá en un placer para el paladar; por eso, elige la mantequilla que más te guste. Mientras empezamos a preparar la receta es conveniente que pongamos a precalentar el horno a 150º, de esta forma cuando acabemos la mezcla solamente deberemos introducirlas ¡y esperar a que estén hechas!

Cogemos un bol y volcamos los 250 gramos de mantequilla junto con el azúcar, mezclamos con la batidora hasta obtener una masa cremosa. En ese momento, añadimos la harina de arroz y la normal y seguimos mezclando; es mejor acabar la mezcla amasando con las manos, para que quede una masa más homogénea. Preparamos el molde, le echamos la masa y con las manos la moldeamos para que encaje perfectamente en el molde; la pinchamos con un palillo y la metemos en el horno durante una media hora, hasta que veamos que se dora. Pasado este tiempo ¡ya tenemos nuestra masa preparada! Ahora solamente tendremos que coger un cuchillo y cortar nuestras galletas de la forma que más nos gusten. Suelen tener una forma alargada, pero en este caso la forma no altera el producto, es decir, ¡están igual de buenas tengan la forma que tengan!

Deja enfriar para que las galletas acaben de endurecerse y ¡listo! ¡A disfrutar! También puedes optar por espolvorearle un poco de azúcar por encima o ponerle almendra tostada, dependiendo de tus gustos y el sabor final que quieras otorgarle a tus galletas.

Imagen | medea_material

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...