Cómo elegir la cuna del bebé

Elegir una buena cuna para el bebé es algo que marcará su desarrollo y su comodidad. Busca una cuna que sea bonita, pero también segura y con buenos materiales y acabados

Elegir cuna

Una de las cosas más emocionantes de la paternidad es buscar una cuna para el bebé que está a punto de nacer. Se trata del primer lugar donde dormirá de forma independiente y sin duda hace mucha ilusión.

El problema es que no es nada fácil elegir bien una cuna, ya que hay muchas en el mercado y no todas son adecuadas. Algunas podrían provocar accidentes, otras podrían ser incómodas y otras demasiado pequeñas. Por este motivo, vas a conocer algunos trucos para elegir la mejor cuna más fácilmente.

Trucos para escoger la mejor cuna

En primer lugar, hay algunas cosas que todas las cunas deberían tener. Lo primero es que sea amplia, ya que el bebé crece muy rápido y necesita la suficiente amplitud. Eso sí, ten en cuenta que las cunas suelen tener cojines a los lados por el tema barrotes, así que debes contar el espacio teniendo en cuenta lo que ocuparán.

También ten en cuenta la altura de la misma. Si una cuna es demasiado baja, el bebé podría caerse de la misma, especialmente cuando haya crecido un poco. Es mejor que tenga una buena profundidad.

Las cunas con ruedas son realmente prácticas, ya que permiten llevarla de un lugar a otro sin mucho esfuerzo. Eso sí, el problema es que algunos bebés pueden llegar a mover la cuna haciendo fuerza, pudiendo provocar un accidente. La solución es comprar una que tenga seguros en las ruedas, ya que no podrá moverla a menos que lo quites.

La cuna también puede ser un buen elemento estético para la casa. Una cuna bonita no solamente quedará bien en la casa, sino que ayudará al bebé a desarrollar su creatividad. Por ejemplo, podrías pintarla con colores llamativos o usar una decoración temática de algo que parezca que le guste.

Otra cosa importante es revisar los materiales de la misma. Aunque sea importante buscar una cuna bonita, es más importante que esté hecha de buenos materiales. Debe ser resistente, cómoda y estable, permitiendo al bebé jugar dentro de ella y dormir, pudiendo sujetarse a los barrotes y experimentar sin que haya problemas.

Además, los materiales deben estar bien pulidos, sin imperfecciones. Evita las astillas en la madera, los tornillos sueltos o los metales con acabado en punta. Todo esto podría provocar accidentes en el bebé, el cual suele tender a tocarlo todo o incluso a tragárselo si puede. Por este motivo, la cuna debe estar bien montada y todo debe estar bien acabado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...