Cómo limpiar bayetas y estropajos para mantener los gérmenes a raya

Los mejores remedios caseros para limpiar bayetas y estropajos

La limpieza y la desinfección del hogar son dos de las tareas más importantes, sobre todo en la cocina y el baño que son las estancias donde se acumulan mayor cantidad de bacterias y microorganismos. Ahora bien, muchas veces cometemos el error de no prestar la atención suficiente a las bayetas y estropajos. Según indican estudios recientes, después de una semana de uso de estos útiles, se pueden hallar hasta 10.000 millones de bacterias en ellos.

Las bayetas y los estropajos tienen una vida útil que muchas veces alargamos sin darnos cuenta de los peligros que pueden tener al acumularse miles de bacterias en ellos. Entre todas las bacterias existentes, destaca la presencia de Moraxella Osloensis. Se trata de la más numerosa, y es la culpable de que estos elementos adquieran un mal olor con el paso del tiempo.

Truco para limpiar la bayeta

Si en algún momento notamos que la bayeta tiene ese tacto gelatinoso que resulta tan desagradable, es un signo claro de que las bacterias han proliferado en ella. Es el momento de tirarla y renovarla por otra nueva. No hay más remedio.

Antes de llegar a este punto, sí que hay algo que podemos hacer para alargar la vida útil de la bayeta. Desde que la estrenamos, es recomendable cada dos o tres días lavarla a alta temperatura. El proceso es el siguiente:

  • Llenamos un bol con agua fría y lejía diluida.
  • Introducimos la bayeta durante media hora.
  • Una vez transcurrido el tiempo, sacamos, aclaramos con abundante agua, escurrimos y secamos la bayeta bien estirada. Lo más importante es evitar los pliegues y las arrugas, en los que pueden volver a proliferar las bacterias.

Los mejores remedios caseros

El vinagre es uno de los productos de limpieza más utilizados en el hogar por su capacidad de dar brillo, higienizar y acabar con los malos olores. En el caso de las bayetas y los estropajos, funciona muy bien en combinación con el agua caliente y la sal:

  • Preparamos una olla con 250 mililitros de agua, tres cucharadas de sal y medio vaso de vinagre.
  • Introducimos los elementos que queremos esterilizar y ponemos en el fuego hasta que alcance el punto de ebullición.
  • Cuando rompa a hervir, retiramos del calor.
  • Dejamos las bayetas y los estropajos toda la noche en remojo.
  • Antes de volverlos a utilizar, los escurrimos muy bien y los dejamos secar.

Con este método no eliminamos el 100% de las bacterias ya que algunas son resistentes al calor y al vinagre, pero nos aseguramos una buena limpieza de estos alimentos. Además, eliminamos los malos olores y la humedad acumulada.

Junto con el vinagre, el limón es un ingrediente con doble función en la cocina: es apto para el consumo y también resulta muy útil en la limpieza. El jugo de limón, junto con una taza de agua y un par de cucharadas de sal es una mezcla muy efectiva para alargar la vida útil de las bayetas y los estropajos y mantenerlos limpios.

Las altas temperaturas acaban con un buen número de microorganismos que transmiten enfermedades, aunque hay algunas bacterias que sobreviven. El horno es el electrodoméstico que mayor temperatura alcanza en el hogar, así que podemos utilizarlo para someter a las bayetas y los estropajos a un proceso de esterilización por calor.

Para ello, en primer lugar empapamos los elementos y los ponemos con agua dentro del horno a máxima potencia. De esta manera, conseguimos que el calor acabe con la proliferación de moho, levaduras y gérmenes.

Consejos para cuidar los estropajos

La humedad favorece la proliferación de una gran cantidad de bacterias. Por lo tanto, cuanto más secos podemos mantener los estropajos, mejor para evitar los gérmenes. No debemos guardar este tipo de elementos mojados o húmedos en cajones, muebles o cualquier tipo de recipiente donde no circule el aireo.

Nunca tenemos que dejar los estropajos sucios ni en el fregadero ni en ningún sitio. Debemos limpiarlos de manera inmediata cada vez que los usamos y dejarlos siempre totalmente libres de suciedad para el siguiente uso. Debemos lavar a diario todos los estropajos, bayetas y trapos con agua y jabón. Si los usamos varias veces al día, es necesario hacerlo en cada uno de los momentos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...