Cómo retirar la moqueta

Los suelos de moquetas cuentan con varios beneficios: son cálidos y de fácil limpieza, ideales para dormitorios, oficinas, etc. Sin embargo, hoy en día ya no se usan en los hogares. Para todos aquellos que están pensando en retirar este tipo de suelo de alguna de las habitaciones de su casa, en este post conoceremos algunos consejos para hacerlo sin dejar rastros.

A decir verdad, con el correr de los años la moqueta ha dejado de utilizarse en la mayoría de los hogares. Sin embargo, siempre es posible encontrarnos con este tipo de pisos. Para aquellos que están pensando en retirarlo, a continuación conoceremos una serie de consejos para poder hacerlo sin problemas.

Cómo retirar la moqueta

Por supuesto, lo primero que debemos realizar es liberar todo el ambiente, corriendo todo el mobiliario allí presente y levantando todos los rodapiés de la parte baja de las paredes.

El momento de comenzar a eliminar la moqueta, muy probablemente nos encontremos una de las dos alternativas más comunes en el tipo de fijación: puede estar pegada con cinta adhesiva de doble cara para moquetas o adherida con pegamento. En ambos casos necesitaremos empezar el trabajo desde alguna de las esquinas con la ayuda de un cúter.

En el caso de que este pegada con cinta adhesiva, lo recomendable es cortar primero los trozos más grandes sin adhesivo debajo, dejando los trozos fuertemente fijados a las tiras para el final, retirándolos con una rasqueta de hoja afilada. Si, en cambio, está pegada con pegamento, entonces la única forma es ir tirando de la moqueta.

Luego, lo siguiente será eliminar los restos de adhesivo, ya sea pegamento o cinta adhesiva. En el caso de los suelos cerámicos, se utiliza una rasqueta o espátula y un buen disolvente. Si el suelo es de madera, es casi seguro que habrá que acuchillar y barnizar.

Particularmente, en el caso de los pisos de madera, siempre es posible realizar una limpieza previa que facilite la tarea. En ese sentido, podemos pasar la aspiradora para retirar los restos gruesos. Luego, podemos utilizar un decapante químico especial para maderas y rascar con cuidado, aplicar una pistola de calor para eliminar el adhesivo o colocar toallas sobre el adhesivo y verter encima agua hirviendo para que se despegue.

El paso siguiente será limpiar la superficie con un detergente jabonoso para suelos de madera diluido en agua. Una vez que esté limpio y seco, lo siguiente será aplicarle con un trapo una mezcla de agua y vinagre blanco en partes iguales.

El último paso será, para sacarle brillo al piso, pasar un trapo mojado en una solución realizada de la siguiente manera: Debemos colocar de 4 a 6 bolsitas de té negro en una olla con agua hirviendo y dejar enfriar. En el caso de que la superficie no quede en óptimas condiciones, entonces tendremos que lijar y pulir con poliuretano.

Vía│decoestilo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...