¿Cuánto dura el celo en las gatas?

Si quieres conocer todo sobre el celo en los gatos, no dejes de leer el siguiente artículo

celo gatas

En el ciclo reproductivo de los gatos el celo juega un papel importante. El comportamiento de los gatos cambia, tanto en las hembras como en los machos al sentir los maullidos de la hembra. De hecho, para aquellos que estén pensando en tener un gato como mascota, incluso si han probado anteriormente con perros, os aconsejo que penséis en la esterilización. Yo acabo de adoptar una y sus maullidos diurnos y nocturnos se convierten en un verdadero problema de convivencia.

El celo es el período en que las gatas aceptan a los machos porque están activas sexualmente y esto puede ocurrir varias veces durante un año. Es precisamente este el tema más complejo y que diferencia claramente la conducta de los felinos. Las gatas pueden entrar en celo una vez tras otra, sin que siquiera se produzca el período de descanso. Por ejemplo, las perras, solo entran en celo un par de veces al año, y apenas dura unos 15 días que no suponen ningún quebrantadero de cabeza más allá de su interés por los machos en la calle.

Así es el celo de las gatas

Cuando las gatas se encuentran en el período de celo cambian de comportamiento y se vuelven muy mimosas. Cuando tratas de acariciarlas adoptan una posición similar a la de la monta con la cabeza baja y la cola ladeada. También suelen tumbarse en las alfombras panza arriba y revolcarse, pero lo más molesto del celo son los maullidos altos para que los oigan los machos. Algunas hembras marcan las zonas con la orina que suele tener un olor a amoniaco porque está cargada de feromonas para atraer a los machos.

Los gatos macho no tienen el celo de las hembras, pero reaccionan al celo de las hembras marcando su «territorio» y tratando de escaparse cuando oiga el maullido de una gata en celo. Se mostrará violento con otros machos tratando de llegar el primero al lugar donde se encuentra la hembra en celo.

Las gatas que viven en la calle comienzan el celo en primavera con la llegada del buen tiempo. Pueden tener varios celos hasta el mes de octubre que empiezan a ser los días más cortos. Si no quedan preñadas, los celos pueden ir encadenados. Las gatas que viven en casa gozan de más comodidades y de mejor alimentación, por eso pueden tener el celo en cualquier momento del año.

El celo de las gatas se lleva a cabo según los siguientes ciclos:

  • Proestro. La gata busca los mimos pero aún no está preparada
  • Estro. Dura entre  3 y 14 días y la gata está receptiva sexualmente. La ovulación en las gatas es inducida y ocurre en el momento del coito
  • Interestro. Si la gata no queda preñada, no tendrá el siguiente celo hasta casi dos semanas, aunque en algunas gatas puede durar sólo tres días.
  • Diestro. Se llama también «falsa preñez» y ocurre cuando la gata realiza el corto y no queda preñada.
  • Anestro. Es la época de reposo sexual y suele durar entre 45 días y 90 que suelen coincidir con los meses de otoño e invierno.

El primer celo en las gatas ocurre entre los 6 y 9 meses y desde ese momento la gata es fértil. Las gatas de pelo corto entran en celo antes que las gatas de pelo largo. No es conveniente que las gatas se queden preñadas en el primer celo, pues todavía son muy jovencitas y físicamente no están desarrolladas del todo. Si no quieres que tu gata tenga familia, es mejor que la esterilices y así te olvidas de todos los problemas del celo y de embarazos indeseados. Las gatas pueden ser esterilizadas a partir de los 6 meses.

Existe una falsa creencia que dice que las gatas no deben esterilizarse sin haber criado antes, pero esto es sólo una falsa creencia, pues no es necesario que los gatos ni los perros tengan descendencia, es más la castración es buena para prevenir futuros tumores mamarios.

Recuerda, una gata puede estar en celo cada dos o tres semanas  por eso es importante que la operes para anular los síntomas del celo. Para castrar a una gata se le retira el útero y los ovarios mediante una operación. Si tu gata está operada y está igual en celo es mejor que acudas de nuevo al veterinario pues puede ser que quedasen restos de tejidos de ovario que mantengan su capacidad para segregar hormonas sexuales. El veterinario tendrá que hacer analíticas y tal vez tenga que repetir la operación

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...