El reto de enfrentase a una pared en blanco

Cuadros, fotografías, espejos, vinilos… vestir tus paredes alberga múltiples posibilidades

Hablemos claro, una pared sin decorar es como día sin pan. Esto es, una estancia con cuatro paredes blancas sin más no reportará la calidez y estilo que se espera de todo hogar que se precie. Tan malo es pecar por exceso como hacerlo por defecto… No olvidemos que es importantísimo elegir la manera en que queremos vestir nuestras paredes, exigiendo para ello coherencia con el resto de la decoración y aplicando las técnicas que más nos interesen, tanto por el resultado de las mismas como por el coste que queramos asumir. Existen muchas maneras de dar un plus de carácter a tus paredes, nosotros te vamos a contar aquí algunos trucos o consejos para que obtengas un espectro lo más amplio posible de los recursos disponibles. ¿Te interesa?

Viste tus paredes.

  • Cuadros: La opción más usual es la de los cuadros, pero para ello hemos de elegir bien. Un mal cuadro en un salón, por ejemplo, puede estropearnos el conjunto. Dependiendo de tu estilo, existen varias opciones: láminas de nuestros artistas favoritos, reproducciones, originales (hay pintores que realizan cuadros por encargo) e incluso, por qué no, un póster enmarcado con el cartel de nuestra peli favorita. El cartelismo es una forma de arte muy moderna que puede dar un plus de contemporaneidad y suele ser ideal para los hogares mas jóvenes. Otra opción muy actual es la de componer una pared solo con marcos, dejando la pared de fondo. Los hay muy bonitos y combinables entre sí, y suelen dar un carácter un tanto retro y elegante a la estancia
  • Fotografías. Otra opción son las fotografías, tanto familiares como profesionales. Ambas pueden ser muy acertadas para lugares como el estudio o la cocina, sin olvidar las demás estancias. Mucho más baratas que un cuadro original o una reproducción, son igualmente válidas para nuestras paredes. Solo debes elegir el marco que más concuerde con el resto de la decoración para crear un espacio cohesionado.

Un espejo, funcional y decorativo.

  • Espejos. En el recibidor, encima del sofá del salón, en el dormitorio, incluso en el pasillo… ¿qué es una casa sin espejos? Pese a que se trate de una pieza específicamente funcional, no dejes de lado el elegir un espejo estiloso y original. Los hay de diferentes formas, más grandes, más pequeños, con motivos decorativos o con marcos impresionantes, solo tienes que elegir el tuyo.
  • Tapices. Los tapices y alfombras para la pared suelen ser una opción que casa muy bien con determinados estilos, como el rústico o el oriental. Los tapices son piezas caras y artesanas, por lo que darán un plus de suntuosidad a tus paredes y pueden ser un elemento especial para dar un toque étnico muy apropiado.
  • Colores. Evidentemente, y si no deseamos recargar una estancia con complementos varios, el estilo minimal que otorga la combinación cromática es una vía de escape muy loable. Papel de colores o motivos, combinar texturas, pintar una pared diferente a las demás o emplear los prácticos vinilos…. Como vemos, un espectro muy amplio y bastante económico.

Foto pared por Ms..G en Flickr

Foto espejo por dipfan en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...