Desatascando cajones

Con un poco de jabón de glicerina, cera blanca o vaselina conseguirás que todos los cajones de tu casa se abran y se cierren con fluidez

Cajones

Es un encordio. Todos hemos vivido esos momentos de pelea contra tus propios muebles de cajones. No sabes por qué, pero cada vez que abres uno de ellos, el cajón chirría, se atasca, no sale, se saca con dificultades y muchas veces se resiste. Y una vez lo podemos soportar, incluso dos, tres y cuatro; pero cuando nos levantamos de buena mañana -escasos de humor y de paciencia- con las prisas de llegar al trabajo o a clase, y nos encontramos con un mueble que no hace sino dificultarnos nuestros quehaceres diarios, entonces nos entra una rabia incontrolada, especialmente si la situación se repite día tras día.

Lo que suele pasar en estos casos es que, a no ser que seas una persona paciente, dócil y excesivamente sensata, procedemos a pegarle un estirón al cajón hasta sacarlo a la fuerza, lo cual -como bien sabemos antes, durante y después de ese acto-, puede ser causa suficiente para desarmar los carriles, soltar algún tornillo, desmontar el cajón o, con un poco de mala suerte, que se te caiga de lado o encima. Esto no hará sino empeorar las cosas dado que caerá la ropa al suelo o algún otro desastre parecido, y nos hará perder más tiempo y ganar más mal humor.

Y dicho de esta forma, así atropelladamente, puede sonarnos irónico y causarnos un poco de risa, pero lo cierto es que el mal funcionamiento de un cajón puede complicarnos la vida tanto como acabo de describir. Por eso hoy os traigo un pequeño truco o una gran solución -según se mire- para que podáis disfrutar de vuestros cajones cada día. Normalmente, el problema de que un cajón no pueda extraerse bien reside en que los carriles se han desgastado, oxidado o tal vez llenados de polvo, etc. Podemos optar siempre a comprar unos nuevos carriles y cambiarlos por los viejos, pero como últimamente todos tendemos a ahorrar, hay otra solución más fácil.

Únicamente necesitamos jabón de glicerina o cera blanca. Con alguno de estos materiales podremos resolver el problemas de los atascos, si frotamos con uno de estos productos los carriles del cajón. El efecto que tendrá será como el de un spray 3 en 1 en las bisagras de las puertas; es decir obtendremos una superficie muy resbaladiza donde el cajón podrá circular y abrirse y cerrarse sin problema alguno. Ahora bien, si los carriles de vuestro mueble no son de plástico sino que están hechos con metal, tendremos que sustituir el jabón por vaselina. Habrá que proceder de la misma manera, untar el material sobre los carriles y acto seguido comprobar que los cajones circulan con mucha más fluidez.

Nunca había habido una solución tan fácil para un problema tan común.

Fuente: facilisimo

Foto: peapod labs

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...