Eligiendo la vajilla adecuada

Vestir la mesa con gusto no es cuestión de dinero, sino de coherencia

Cuando se trata de nuestro hogar, cada detalle es importante. Si lo que quieres es que tu casa sea un reflejo de tu personalidad, lo mejor que puedes hacer es escoger cada elemento con mimo y cuidado. No hace falta que te gastes grandes cantidades de dinero en los productos más exclusivos… basta con que dotes al espacio y a los complementos de una coherencia interna pero, sobre todo, una coherencia basada en tus gustos personales. En este artículo vamos a hablarte de la vajilla, algo que todos tenemos en casa por necesidad pero que muchas veces descuidamos.

Vajilla de inspiración oriental en líneas cuadradas, de Corona.

La vajilla es una de esas cosas que no son demasiado caras y que, por lo tanto, nos permiten tener más de una. Normalmente se posee una colección para el día a día (más económica) y otra para las ocasiones especiales, aunque con la gran cantidad de modelos que hay hoy día, es posible elegir más de uno y de dos sin gastar demasiado. De hecho, se acabó eso de tener guardada la colección que nos regaló nuestra tía abuela el día en que nos casamos y que solo sacamos el Nochebuena… lo mejor que podemos hacer es mezclar, combinar y expoliar la casa de nuestras madres y abuelas, pues en ellas encontraremos verdaderos tesoros vintage de calidades excelentes.

Hay platos de todas las formas posibles, desde los clásicos redondos pasando por cuadrados y rectangulares. Eso sí, no se te ocurra montar un tangram en la mesa, por lo que si te decantas por una línea redonda nuestra recomendación es que continúes. En cuanto a los colores y estampados, ahí sí tienes una mayor libertad, pues puedes combinar tu vajilla con el color del mantel e incluso con los vasos y copas.

Dale un toque especial a la mesa cuidando los detalles.

Es aquí cuando entra en juego tu talento para la decoración y el objetivo por el que te dispongas a poner la mesa. Es decir, no es lo mismo una cena de Navidad que una reunión informal entre amigos. Si el mantel es de un color fuerte, recomendamos una vajilla blanca que realce los alimentos que vamos a comer. Si el mantel es claro, ello te permite jugar un poco más. Ten en cuenta que, al poner la mesa, hemos de tener en cuenta la visión de conjunto… de ello depende que nuestra cena sea más o menos agradable.

En el caso en que sea una cena formal, recuerda que siempre quedan más elegantes las copas y vasos de cristal, aunque los diseños pueden ser infinitos e incluir detalles que los hagan más personales. En este caso, ten en cuenta que también deben ir en consonancia con el mantel y los platos. Por último, la cubertería, las servilletas y detalles que den una nota original a la mesa (velas, flores, etc.) son los elementos que nos quedan para que nuestra mesa quede perfecta y muy acogedora.

Foto 1 por Fanáticos del Diseño y la Arquitectura en Flickr
Foto 2 por thn26987 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...