Los pequeños detalles de un dormitorio ideal

El mobiliario y los pequeños detalles son los que conforman la decoración de una habitación perfecta. Empápate de las ideas de este artículo y selecciona las que se ajusten a tus necesidades y posibilidades.

dormitorio

Decorar una habitación es un reto que no siempre se supera con éxito. De ello depende la originalidad que pongamos en los pequeños detalles, porque pese a que el mobiliario va a ocupar el 70% del espacio, el porcentaje restante lo llenan esos pequeños matices que convierten un dormitorio en un cuarto genial o en una simple habitación más del montón. Hoy vamos a hilar todas esas ideas geniales que hemos venido rescatando del mundo del interiorismo a lo largo de los últimos meses.

ELEMENTOS INDISPENSABLES

Es obvio que todo dormitorio va a contar siempre con una cama para dormir. El resto de complementos dependerá siempre del espacio disponible y las necesidades personales de cada hogar, pero habitualmente todo cuarto estará ocupado también por su respectiva mesita de noche, su respectivo armario o ropero y su respectiva mesa de trabajo o estudio. En la elección de todos estos muebles ya vamos a crear un primer toque de distinción e iremos configurando la personalidad del dormitorio.

Tal vez optemos por un armario corriente, o tal vez sea un armario empotrado, puede que sea un armario de tela, o quizás la originalidad nos lleve a crear un armario con dos sillas colgando en la pared. La cama puede resultar ser un lecho tradicional, una cama nicho para cuando tengamos visita, o puede que optemos por una litera doble o triple si varios miembros de la familia van a tener que compartir el cuarto. Como decía anteriormente, el espacio y las necesidades personales son los que determinarán la elección de cada tipo de mobiliario. Respecto a la mesa de trabajo, tal vez sea la típica mesa con cuatro patas, o puede que sea todo un escritorio maravilloso o quizá, a falta de espacio, una de esas tablas plegables que podemos dejar contra la pared y levantar cuando vayamos a usarla. La combinación de cada una de estas posibilidades da lugar a habitaciones totalmente distintas y, sin embargo, todavía entrarán dentro de lo «cotidiano». Si queremos renunciar a los convencionalismos, tendremos que adentrarnos en los matices.

detalles pequeños

LOS PEQUEÑOS DETALLES

Como todo en esta vida, estos detalles son los que determinan la importancia de algo, y en esta ocasión servirán para personalizar nuestro dormitorio. Esos pequeños detalles van más allá del mobiliario. Aquí hablaremos del color de las paredes, que pueden ser vírgenes, o bien estar pintadas de un color o tal vez sean paredes bicolor, o quizá apostemos por algún vinilo decorativo que suelen funcionar muy bien.

Otros detalles son los pósters con los que podemos decorar las paredes, los murales de fotografías, los cuadros o puzles enmarcados, los espejos e incluso la gran variedad de estanterías originales, como por ejemplo la utilización de una mera rama de árbol bien lijada, sobre la que apoyar tres o cuatro motivos decorativos.

Los pequeños detalles también pasan por escoger tiradores personalizados para nuestro armario o cajones; pintar los enchufes e interruptores de las paredes con nuestro nombre, ocultar el radiador con alguno de los cientos de cubreradiadores originales que existen en el mercado, hasta incluso podemos disfrazar la puerta de entrada y salida mediante las geniales fundas de Door Dresser.

También es posible decorar el cuarto con peluches, banderas o colgar un mural de pequeños recuerdos: dibujos, entradas de cine, cartas importantes… Podemos personalizar todavía más el dormitorio mediante alguna cortina original que llame la atención por su colorido o su extravagante diseño; podemos renunciar a las típicas lámparas de iluminación y colocar lámparas tan únicas como esas que están hechas con cajas de madera, baterías instrumentales o incluso escobas; y si tenemos algún reloj de pared en la habitación, la innovación puede estar también aquí presente si optamos por crear un reloj con fichas de dominó, por ejemplo.

Como veis los pequeños detalles pueden ser muchos y muy variados, algunos se pueden conseguir trabajando con manualidades, haciendo trabajos de bricolaje y otros directamente adquiriéndolos en alguna tienda física o virtual. Lógicamente no tendría sentido ni tampoco sería posible tratar de aplicar todas estas ideas en un mismo dormitorio porque entonces cada uno de estos detalles no sumaría votos en originalidad y perfección sino que andaría en sentido contrario. Es por ello necesario saber valorar en todo momento cuáles son nuestras preferencias y necesidades personales; lo que definitivamente determinará el tipo y el estilo de decoración será el espacio con el que dispongamos para ponernos manos a la obra.

Lejos de toda decoración no podemos olvidar nunca que lo más importante de un dormitorio es la ventilación, la iluminación y la movilidad. Un cuarto abarrotado, pequeño y a falta de luz nunca podrá ser una habitación ideal. Teniendo en cuenta este principio, es hora de observar a tu alrededor y preguntarte cuál es el toque de distinción que necesitas.

Fotos / FabienOrtiz, Pinterest y Pinterest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...