Saca brillo a tu cubertería

Con un poco de agua oxigenada y algodón podrás sacarle brillo a todos y cada uno de tus cubiertos y disfrutar del renovado aspecto de tu cubertería

Con un poco de agua oxigenada y algodón podrás sacarle brillo a todos y cada uno de tus cubiertos y disfrutar del renovado aspecto de tu cubertería

Ding dong. Suena el timbre de la puerta principal. Abres y de pronto entran dos invitados que no esperabas esa noche. Te animan la velada con un agradable tema de conversación, pero las agujas del reloj amenazan con llegar a la franja horaria del manjar y no vas a perder tus modales y declinarles una invitación a comer en tu casa, así que te animas a cocinar algo para todos y a poner la mesa. Pero claro, de pronto te encuentras con la tesitura de que no tienes una nueva cubertería para estrenar. Examinas los tenedores, los cuchillos, las cucharas… y todo te parece demasiado envejecido, lo que es lógicamente normal pues cada uno de esos cubiertos lo has utilizado día a día, en innumerables ocasiones, a lo largo de años. No te queda más remedio que lucirte en la comida, ya que la cubertería no será lo que más brille esa noche.

Es una situación que se da en todas las casas porque es imposible mantener los cubiertos limpios e impecables como el día de su estreno, pero lo cierto es que si no queremos gastarnos dinero en comprarnos otra, y nos gustaría mejorar el aspecto de nuestra cubertería, existe un pequeño truco sencillísimo con el que podremos dejar nuestros cubiertos como los chorros del oro.  Para acabar con ese aspecto desgastado y deteriorado de los mismos solo necesitamos un algodón y una botellita de agua oxigenada. Y ya está. Con estos dos materiales podremos abrillantar nuestros cubiertos para que queden perfectos a la hora de presentarlos en una mesa.

El procedimiento es rápido  y sin complicaciones. Cogemos el algodón, vertimos un poco de agua oxigenada en él, y frotamos el cubierto durante unos segundos. Podemos aplicar un poco de fuerza para un mejor acabado. Enseguida veremos los efectos de este producto sobre nuestra cubertería. De pronto, casi podremos vernos reflejados en la cuchara que acabamos de limpiar. Y lo mejor de todo es que el agua oxigenada no solo abrillanta sino que además es un gran desinfectante, por lo que tendrá una doble acción sobre nuestros cubiertos. Un truco muy bueno, sencillo y económico que renovará nuestra cubertería. Después, colocaremos los cubiertos debajo del grifo y les daremos una pasada con agua fría para eliminar los restos del agua oxigenada.

¿Te ha impresionado este truco? Ahora ya podrás lucir orgulloso cada uno de tus cubiertos.

Foto: Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...