¿Y dónde pongo mis trapos?

Entérate del último invento para colgar trapos y moderniza tu cocina, para ahorrar tiempo y trabajo.

Tapón para trapos de cocina

Es un engorro que sufren los cocineros día a día o aquellas personas que pisan habitualmente la cocina para desempeñar las labores de chef. También es un problema constante para los comensales, que van y vienen, se lavan las manos y luego van buscando el trapo por todas partes para poder secarse. Lo que viene siendo habitual en una cocina es encontrar cuatro, cinco o seis trapos de tela desperdigados en cualquier punto del cuarto: encima de la mesa, retirado en una esquina del archibanco, colgando en un cajón… Pero a la hora de la verdad, cuando vas a echar mano de ellos siempre acabas buscándolos como loco y, si no es porque tienes las manos mojadas, tendrás suerte de no empastrar el suelo de gotas hasta hacerte con el dichoso paño.

Por eso hoy traigo conmigo un particular invento, nada espectacular ni asombroso, pero que resolverá este problema constante de: ¿dónde está mi trapo? Puede ser que el mobiliario de tu cocina incorpore algún elemento específico para colgar trapos, como una especie de barra metálica al costado de algún armario. Si no es así, esta también podría ser una buena opción para conseguir tener un sitio fijo donde siempre sepamos que va a haber un trapo para su uso. Pero lo que hoy quiero presentaros en este post es otro artilugio.

Se trata de un pequeño tapón, por así decirlo, de forma redonda, con adhesivo en su base, para poder ser pegado en cualquier superficie que deseemos. Este tapón presenta una rendija de plástico, en la que se puede insertar fácilmente la esquina de un trapo de cocina, y dejarlo colgado allí. Es una buenísima opción para ser utilizada, por ejemplo, en la nevera. Si el costado de tu nevera está próximo a la pila, mucho mejor, pues cada vez que acabes de fregar o de mojarte las manos, dispondrás de un trapo siempre justo a tu lado. Evitarás mojar la cocina y ahorrarás mucho tiempo. Si este no es tu caso, analiza bien toda la situación y localiza el sitio idóneo donde poder colocar el tapón con el trapo. ¡Puedes colocar tantos como quieras y donde quieras!

Estos tapones existen de diferentes colores y pueden encontrarse fácilmente en las tiendas de chinos o, para más glamour, en las tiendas de Leroy Merlín. Para reforzar su adhesivo y evitar que no se caigan con el paso del tiempo, podemos emplear un poco de silicona o pegamento sobre su superficie. Un invento que sin ser lo más de lo más, resulta práctico y barato. ¿Qué más podemos pedir?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...