6 ideas para conseguir una decoración nórdica en tu casa

Para que tu casa sea un hogar nórdico, debe apostar por el minimalismo y por muebles muy espaciados. Además, el hogar debe estar bien iluminado, tener plantas, combinar colores complementarios sin que haya muchos contrastes salvo con tonos negros, añadir objetos de decoración naturales y combinar sillas y texturas a tu gusto

Decoración nórdica

La decoración nórdica es una de las favoritas de mucha gente. Es un estilo que queda muy limpio, que es funcional y que apuesta por espacios amplios y naturales.

Además, es un método simple de imitar, pudiendo «copiarse» fácilmente de una casa a otra. Si quieres tener un estilo nórdico en casa y no sabes cómo, te vamos a dar 6 ideas originales para que hagas realidad ese sueño sin gastar demasiado dinero.

Así podrás tener una decoración nórdica en tu casa fácilmente

El estilo nórdico que vamos a plantear es bastante sencillo y económico. Estos 6 consejos realmente son reglas básicas que permitirán adquirir un estilo nórdico en casi cualquier hogar, independientemente del poder adquisitivo y el tamaño del mismo.

Apuesta por el espacio

En primer lugar, hay que saber que el estilo nórdico apuesta siempre por el espacio y nunca hay sitios demasiado recargados. El espacio hace que la estancia «respire», logrando así una mayor relajación y una mayor calidad de vida.

Para lograrlo, apuesta por el minimalismo y deshazte de los muebles que no utilizas y que sólo están de adorno, especialmente si tienes un hogar pequeño. Después de eso, solamente es cuestión de espaciar los muebles y separarlos al máximo los unos de los otros.

La iluminación natural es fundamental

En los países nórdicos apenas hay horas de luz, así que desarrollaron este estilo para tener la máxima cantidad de luz natural posible. Para hacer lo mismo, apuesta por paredes de color claro y ventanas amplias y despejadas de cualquier objeto. La luz debe de entrar sin que nada se interponga en su camino.

Además, utiliza cortinas de lino y algodón en tonos blancos para dejar pasar luz y crear un ambiente mucho más cálido.

Las plantas son imprescindibles en el estilo nórdico

El estilo nórdico utiliza las plantas no sólo para purificar el aire, sino como un objeto decorativo propio de su cultura. Apuesta por plantas como el bambú, el poto o la sansevieria, además de la hiedra o los helechos. Si se colocan de forma inteligente y respetando el minimalismo, se tendrá una casa mucho más bonita y elegante.

Lo mejor es que son resistentes y no tendrás que ocuparte demasiado de ellas. Con regar la planta cuando te toque, será suficiente para mantener su salud intacta y sus colores vivos.

Los colores complementarios son la clave

Aquí no solo importa el color de la pared. También importa la paleta de color que se use sobre los muebles y objetos, apostando por colores complementarios y rechazando los contrastes. Por ejemplo, si tienes las paredes de color blanco, puedes apostar por muebles de color madera natural suave o por tonos de gris.

La única excepción es el color negro, el cual puede darle un toque elegante y sofisticado al a la decoración si combina con el negro. Se puede añadir en alguna pared o en algún objeto, siempre en su justa medida para dar ese pequeño toque de elegancia sin recargar la estancia.

Añade objetos decorativos naturales en el estilo nórdico

Aunque el estilo nórdico apueste por el minimalismo, eso no significa que no tenga objetos decorativos. Los tiene, pero son adornos sencillos y naturales, colocados con moderación para dar un toque natural al hogar. Puedes utilizar ramas de árbol, piñas o troncos si tienes una chimenea, algo que hará de tu casa más hogareñas.

Eso sí, recuerda colocar los objetos con moderación y respetando el estilo minimalismo. Colocar demasiados puede hacer que se convierta en un estilo rústico, el cual no es el estilo que estamos buscando en este momento.

Combina varias texturas e incluso varias sillas

El estilo nórdico tiene un pequeño truco que debes conocer. Aunque los colores no contrasten, las texturas sí que lo hacen, algo que le da muchos matices y hace que no te aburras de la decoración. Para hacerlo, puedes combinar objetos como cojines, fundas y alfombras de diferentes texturas, aunque siempre de colores similares.

Otra forma de hacer que tu casa llame la atención es combinar varias sillas, especialmente las que son de estilo nórdico. Ten una de cada tipo, siempre respetando los principios anteriormente nombrados sobre el espacio, la naturalidad y la norma de no recargar la estancia. Si lo haces bien, conseguirás que tu hogar sea el centro de todas las miradas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...