Atmos, la lámpara que encierra la atmósfera en una cúpula

Arturo Erbsman ganó el Biennale Interieur Award con una lámpara que parece cobrar vida gracias a los métodos de creación

atmos

El diseñador francés Arturo Erbsman juega con la humedad y la meteorología para crear objetos vivos y muy originales. Con la lámpara Atmos, Erbsman ha ganado el premio de la Biennale Interieur Award, así como el del Salone Satellite Award, ambos en su edición del 2014.

La interesante lámpara utiliza la condensación de agua creada en su interior para difundir la luz de una forma tan sutil como elegante. Se trata de una base de aluminio que sirve de soporte a una gran ampolla de vidrio soplado por el método tradicional. En el interior de la ampolla se encuentra la reserva de agua que sirve para crear la humedad difusora de luz. Este agua se evapora muy despacio por el efecto del calor creado en el interior de Atmos. La condensación de las gotas al contacto con las paredes de vidrio componen la superficie que protagoniza el diseño.

El original diseño de Atmos la convierte en una lámpara cambiante que ofrece nuevas visiones de un mismo objeto gracias a la evolución que sufren lentamente las gotas de agua. En un inicio, la condensación tiene efecto solo a niveles de pequeñas micro gotas, sin embargo, con la acumulación estas se van haciendo mayores hasta que, por su propio peso, caen deslizándose por las paredes de vidrio y arrastrando otras muchas a su paso. En este momento se crean canales que dibujan figuras espontáneas y siempre diferentes en la superficie de la lámpara.

Así, el aspecto de Atmos es siempre cambiante, siempre ofrece una cara nueva y siempre permite que la luz se tamice de una forma sutilmente diferente. La lámpara es todo un homenaje al ciclo natural del agua y un objeto que invita a la contemplación y la relajación.

Siguiendo un concepto muy similar, Arturo Erbsman es también el autor de otra lámpara que emula la formación de las nubes y consigue traerlas a la tierra para que cada usuario pueda tenerlas en casa. Cumulus se compone de una cúpula de vidrio soplado unida a una base con la capacidad de convertir el agua en vapor a partir de ultrasonidos. Con este sistema se consigue crear una nube blanca que conforma un remolino en el interior del vidrio y, como ocurre con la condensación en Atmos, la difusión de la luz es sutil y refinada consiguiendo una iluminación de ambiente muy sugerente.

Vía e imagen: Arturo Erbsman

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...