Cómo decorar con flores artificiales

Si no tienes tiempo para cuidar y mantener flores naturales, lo mejor es usar flores artificiales. Escoge las flores de buena calidad, combínalas entre si, añade adornos florales sin llegar a la saturación y límpialas de vez en cuando con cuidado

Decorar flores artificiales

Decorar la casa con flores es algo que le da vida a tu hogar. Le aportarán color y lo llenarán de vida rápidamente, mejorando su calidad del aire, especialmente si has escogido las flores correctas.

El problema es que decorar con flores naturales no siempre es posible. Cuesta mucho mantener su frescura y no todo el mundo tiene tiempo de darles los cuidados que se merecen. Por suerte, hay una alternativa, y es la de decorar usando flores artificiales, las cuales siempre se ven igual de bien y no tienen desgaste.

Trucos para decorar con flores artificiales

Lo primero que hay que saber es que hay que buscar flores artificiales que se parezcan a las naturales. Antiguamente, casi ninguna se veía bien y se notaba mucho que eran de plástico, pero eso ha cambiado. Ahora existen flores artificiales que son casi iguales a las otras, llegándose a camuflar como naturales. Es más, si echas un poco de agua en un jarrón transparente, casi no se notará la diferencia.

Al igual que ocurre con las flores naturales, es importante elegir varios tipos de flores, escogiendo diferentes colores. Trata de combinarlos para conseguir un arreglo floral estético, aunque sin llegar a la saturación. También es importante que tengan hojas verdes artificiales para crear una mayor armonía.

De forma similar a los arreglos florales de las naturales, añadir accesorios ayuda a que se vean mejor. Puedes usar aros de colores, velas, lámparas, ramas decorativas artificiales o cintas de tela. Si quieres darle ya un toque perfecto, busca un aromatizante para que huelan igual a las flores naturales. Eso sí, de nuevo trata de no saturarlo de accesorios, para que todo quede en perfecta armonía.

Aunque sean flores artificiales y no requieran de tanto cuidado como las naturales, sí que es necesario hacer un pequeño mantenimiento. El mantenimiento consiste básicamente en la limpieza de las mismas, la cual se puede hacer con un poco de algodón repasando con cuidado sus hojas y ramas. Lo bueno es que tarda poco tiempo y no tendrás que hacerlo diariamente como con las plantas naturales.

Para ir más allá, puedes añadir un poco de leche para darles brillo y que parezcan todavía más reales. Es importante hacer el mantenimiento antes de que se vean completamente sucias, para que sean más fáciles de limpiar. En el caso de que se hayan deteriorado, lo mejor es comprar otras iguales y sustituirlas por unas que se vean perfectas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...