El poder de la luz, por Flynn Talbot

Este diseñador australiano nos regala lámparas únicas que buscan la interacción entre los usuarios y el poder de la luz, bien sea eligiendo su dirección, su color o su brillo.

Lámparas Flynn Talbot

La fuerza de la luz y la incandescente imagen que nos regala cada vez que la encendemos es un fenómeno que heredamos del ingenioso Thomas Alva Edison en 1878, cuando construyó la primera lámpara con filamentos de bambú carbonizado. Un invento que ha ido mejorándose, adaptándose a las nuevas tecnologías y ajustándose a las exigencias de la sociedad, pero todavía hoy podemos seguir dando más saltos, avanzando por el sendero evolutivo de la iluminación eléctrica y experimentando nuevas modificaciones. Quien no duda en transitar por este camino es el diseñador australiano Flynn Talbot, cuyos proyectos han despertado el interés y la curiosidad de todo el mundo.

Hace apenas dos años, este diseñador desarrolló la famosa lámpara X&Y, un nombre que responde claramente al funcionamiento del objeto. Talbot quiso que el ser humano pudiera experimentar sensaciones con la luz, que pudiera interactuar con ella y que los usuarios pudieran elegir libremente la intensidad y el color de la iluminación, y todo ello sin necesidad de interruptores ni de control remoto de por medio. Era una idea compleja, pero acabó siendo materializada con la construcción de una gran esfera-difusor. Se trataba de una lámpara esférica, próxima a lo que podamos entender hoy como un globo terráqueo, esta lámpara podía rotar en todas las direcciones posibles, apoyada sobre una base de latón pulido con fieltro. La lámpara funcionaba gracias a un sistema de leds que se situaba en la base de latón, sin ningún tipo de conexión eléctrica. Un diseño exclusivo que por primera vez focalizaba el interés en cómo se produce la luz y no en la estética final de la lámpara.

Esta lámpara fue exhibida a principios de 2011 en la galería de diseño contemporáneo Helmrinderiknecht en Berlín, y hoy podemos ser testigos de su funcionamiento visitando la web oficial del diseñador. Una lámpara que nos ofrece por primera vez una experiencia personal con la luz, una experiencia táctil, sensorial, de aire futurista. X & Y nos anima a elegir nuestro propio efecto de iluminación: nos invita a girar su bola de cristal y empezar a explorar colores e intensidades de luz. La lámpara es capaz de emitir todo el espectro de colores, a mayor o menos intensidad, si la rotamos sobre sus ejes; siendo el eje «X» horizontal el que controla el color y el eje «Y» vertical el que controla el brillo. Así pues, podemos conseguir una luz blanca, azúl, naranja, amarilla, roja, verde… simplemente haciendo girar esa increíble bola de cristal.

La imagen que nos regala desde fuera es la que os muestro arriba en este post, donde la chica interactúa con la lámpara, colocando sus manos sobre la esfera y jugando con ella para ir comprobando todos los efectos que es capaz de producir. Es sin duda un regreso a la infancia: como un niño al que se le regala por primera vez un juguete que desconoce, esta lámpara nos llama la atención y nos obliga a acercarnos tentados hacia la X&Y para probar el poder de la luz, ese que empezara a descubrir el señor Edison hace dos siglos.

La lámpara está elaborada totalmente a mano por su diseñador y fue producida en una edición limitada de menos de 10 piezas, por lo que será difícil hacernos con este genialísimo invento. Pero lo cierto es que sería una lámpara más que original, más que estética y más que funcional, perfecta para colocar en cualquier estancia del hogar y, en nuestros momentos de evasión, interactuar con ella y dominar la naturaleza de la luz con el simple movimiento de la rotación. Con las manos colocadas a ambos lados sobre la esfera, la sensación futurista a la que nos entregamos con esta lámpara no tiene precio.

Lámparas Flynn Talbot2

El control de la iluminación y las formas esféricas parecen haber marcado la trayectoria de Flynn Talbot, que después de dos años ha regresado con un nuevo diseño este mes bajo el nombre de Latitude. Otro diseño que podemos encontrar en su web y que nos regala la misma estética sorprendente y una clarísima función: manejar la dirección de la luz. Estas nuevas lámparas que acaba de diseñar están fabricadas con una estructura de alambre en forma esférica y penden de un cable de suspensión que se puede colocar en cualquier parte de su armadura y de ahí directamente al techo. Latitude nos permite colocar la luz donde lo necesitemos y orientar su punto de iluminación en la dirección que queramos, sencillamente girando la lámpara. Una luz flexible que alcanza todo el espacio circundante. Una lámpara de cuya luz no podrá escapar ningún ángulo. Un nuevo diseño. Un nuevo reto. Y un mismo artista.

Fuente y foto: Flynn Talbot

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...