Ideas con futuro para crear el cuarto para tu bebé

La habitación del bebé ha sido tradicionalmente un cuarto que había que cambiar a medida que el pequeño o pequeña crecía. Sin embargo, ahora es posible adaptar los muebles y la decoración para que la habitación pueda acompañarles durante su crecimiento, pasando de cuarto del bebé a habitación infantil sin demasiado esfuerzo.

La llegada de un nuevo miembro a la familia conlleva muchos cambios, que también afectan a la decoración de la casa porqué él o ella necesitará disponer de una habitación propia. Los niños crecen deprisa, y rápidamente la cunita de bebés se ha quedado pequeña, el cambiador acumula polvo y empieza a hacerse cada vez más necesario disponer de una futura mesa de estudio. Si no quieres tener que renovar el cuarto cada pocos años, te presentamos estos consejos para que la habitación de tu bebé pueda crecer con él sin tener que cambiarla.

Un buen suelo es fundamental: El aprendizaje de los bebés incluye horas de gateo y paseos tambaleantes, además de jugar muchas horas en el suelo. La mejor opción es tener un suelo vinílico autoadhesivo como el de Decopraktik en el cuarto infantil, ya que se trata de un material resistente y muy fácil de limpiar. Este suelo vinílico autoadhesivo también acompañará el pequeño en su infancia, resistiendo las manchas de pintura, los juegos dentro de casa y otros pequeños accidentes. ¡Y es muy fácil de colocar!

  • Tono de pared adecuado: Elegir el color de la habitación puede ser todo un reto, ya que el pequeño va desarrollando un gusto propio a medida que crece. Si quieres que la pintura dure unos cuantos años, la mejor opción es apostar por tonos amarillos, grises, azules y verdes suaves que son unisex. Si eres fanático del rosa para niñas, azul celeste para niños; puedes darle un toque moderno usando tonos coral y anaranjados combinados con blanco para ellas; o verdes i amarillos con grises para ellos.
  • Papel pintado, un clásico con futuro: Si eres de los que apuestan por una decoración clásica, el papel pintado también puede funcionar en una habitación para bebés. El papel pintado bebé de Decopraktik está especialmente pensado para aportar un plus de alegría al dormitorio infantil y despertar la imaginación de los más pequeños durante muchos años. Los motivos de papel pintado más sencillos como rayas, mariposas o cuadros sobrevivirán el paso de dormitorio del bebé a cuarto infantil sin tener que actualizarse.
  • Cuna y cama infantil: los fabricantes de muebles por fin se han dado cuenta que las cunas tradicionales eran muebles con poco futuro, por ello han creado un tipo de cuna convertible en cama. A media que tu pequeño o pequeña va creciendo, puedes transformar la cuna en una cama pequeña. Aunque tarde o temprano deberás comprar una cama de adulto, las cunas convertibles te permitirán aprovechar el mueble durante más años.

  • Opta por un armario vidriera: Si puedes armar de cero el cuarto para tu bebé, elegir un armario tipo vidriera (sin puertas) te ofrecerá un mueble que podrá crecer con tu pequeño durante muchos años. Estos armarios contienen cajones, barras y estantes a la vista, perfectos para guardar las cosas de tu bebé cuando tú te ocupes de su ropa. A medida que crezca y aumente su fondo de armario, puedes optar por desarmar la parte de las barras y usar el resto como una estantería normal y corriente; allí podrá colocar sus juguetes, libros y demás.
  • Di no al cambiador tradicional: El cambiador es fundamental en la habitación de un recién nacido hasta pasado un buen tiempo, pero el mueble tradicional no tenía futuro más allá de los dos años de vida del bebé. Si quieres invertir en mobiliario, es recomendable elegir una cómoda ancha donde poder poner la parte superior del cambiador. Bien puedes tener a mano lo necesario en los cajones, en baldas superiores al cambiador o en el armario vidriera de tu pequeño.
  • Una butaca para mamá: Aunque se trate de la habitación para el bebé, mamá también tiene que tener reservado un espacio para ella. Lo más común es comprar una butaca que después de unos años se convertirá en un mueble que no sabrás donde poner. Si quieres ahorrar un poco de dinero y darle un poco más de vida a tu butaca, apuesta por comprar una butaca segunda mano y tapizarla con tonos neutros o invertir en una nueva de color blanco; ya que podrá adaptarse al cambio de estilo de la habitación de tu pequeño o integrarse en otra habitación.
  • Ante la duda, blanco: La elección de los colores que dominarán en la habitación de tu bebé es una decisión fundamental, ya que podrás hacer que sus muebles duren muchos años. La apuesta más segura para la decoración consiste en elegir un mobiliario de color blanco, que resaltará mucho con un color o papel en las paredes alegre. Los toques de color podrán darse en la pintura o papel y los textiles que usemos para la habitación, que pueden cambiar en función de los gustos del pequeño a medida que crezca y no suponen un gasto desorbitado como con los muebles.

Imagen: Tabitha Blue / Fresh Mommy

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...