Matemáticas en la ciudad

Sumas, restas, multiplicaciones… todo tipo de operaciones y cálculos matemáticos ahora pueden integrarse en la decoración urbana gracias a Sum Times.

Matemáticas y arte

Las matemáticas son una de esas asignaturas que o amas por encima de todo o las odias a muerte. Pero es indudable que es una de las materias más útiles en la vida cotidiana, al menos durante los cursos de Primaria cuando a los más peques les enseñan eso de sumar, restar, dividir y multiplicar. Luego, en el día a día, casi inconscientemente, todos llevamos a cabo estas cuatro multiplicaciones. Pero posiblemente una de las cosas que más nos cuesta es eso de aprendernos las tablas de multiplicar. Tal vez, si la idea de Aakash Niahalani hubiera aparecido antes, todo nos hubiera resultado mucho más fácil.

Ahora las matemáticas pueden estar integradas en la decoración de la vía urbana y de una forma curiosa e innovadora, que más allá de representar un garabato cualquiera como los graffiti, encuentra su propia justificación en su propia naturaleza. La imagen nos revela esto de lo que estoy hablando. Se trata de encontrar aquellos lugares urbanos ideales donde aplicar las reglas matemáticas y que todo encaje. Una ventana (más) otra ventana (igual) a dos ventanas. Y no pensemos que se trata de pintar la fachada del edificio, sino más bien de paneles en 3D que se colocan con adhesivo, facilitando así su retirada cuando se desee. Aakash Nihalani, famoso por sus cintas geométricas y tridimesionales, ahora nos trae esta nueva serie llamada Sum Times para añadir originalidad y gracia a los entornos urbanos. Para ello utiliza tanto las fachadas como todo tipo de objetos cotidianos de la calle que le sirvan para sus cálculos.

Las posibilidades son muchas. Pueden multiplicarse contenedores de basura, restarse y sumarse ventanales y quién sabe cuántas cosas más. Es cierto que no todos los espacios urbanos tienen un diseño ideal para realizar estas operaciones matemáticas, pero ya se sabe el dicho: quien busca, encuentra. También es verdad que no es una idea para extender de forma masiva en las ciudades, pues esta idea tan original podría acabar siendo algo cansino y perdería toda su gracia. No obstante, nos quedamos con esta iniciativa que incorpora las matemáticas en nuestra arquitectura y nuestra decoración. Seguramente, si se pudiera extender en alguna zona concreta -especialmente infantil- como algún parque, por ejemplo, resultaría un espacio didáctico inigualable para el aprendizaje de los más peques.

Fuente: Aakash Nihalani

Foto / Mark Turnauckas

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...