Cubiertas ecológicas

¿Fachadas ecológicas? Si, hablamos de la posibilidad de tener frentes de hogares realizados con materiales que favorezcan al exterior e interior de nuestros hogares, al mismo tiempo que no perjudican al medio ambiente.

Cubiertas ecológicas

Cubiertas ecológicas

Fachadas hay de todos los gustos y variedades, ladrillos, piedras, madera, un sinfín de posibilidades para que el frente de nuestra casa se vea como deseamos. Sin embargo, ¿cuántas de esas posibilidades son realmente ecológicas?

¿Fachadas ecológicas? Si, hablamos de la posibilidad de tener frentes de hogares realizados con materiales que favorezcan al exterior e interior de nuestros hogares, al mismo tiempo que no perjudican al medio ambiente.

Dentro de estas posibilidades es donde se ubican las cubiertas vegetales. Se trata de tapizar muros y tejados con epífitas tipo musgos, líquenes, orquídeas, helechos y bromelias, todas plantas que no necesitan suelo para crecer.


Como muchas de las modas, esta iniciativa nació espontáneamente de la vegetación que sin ningún tipo de trabajo del hombre, crecía en los tejados de la casa. En la actualidad, estas cubiertas ya forman parte de un nuevo sistema constructivo, tan estandarizado como cualquier otro tipo de fachada.

¿Por qué tienen características ecológicas?

Estas cubiertas vegetales cuentan con la ventaja de que, además de cumplir con las funciones típicas de toda cubierta, es decir: proteger, impermeabilizar, aislar térmica y acústicamente, ofrecen protección frente a la radiación solar, al mismo tiempo que utiliza el efecto amortiguador de la temperatura que tiene la tierra por intermedio de su inercia térmica, con lo que se reduce la perdida y ganancias excesivas de calor a través de la cubierta.

Con estas características no hay dudas de las propiedades de aislamiento y el mejoramiento de microclima que ofrece este tipo de fachadas, al mismo tiempo que amplía el confort y, como la mayoría de las alternativas ecológicas, ofrecen un ahorro sustancial a largo plazo.

Vale destacar que, cuando hablamos de una mejora en el microclima, nos estamos haciendo referencia a que la superficie del tejado se convierte en un lugar mucho más fresco, las plantas aportan humedad y mejoran la calidad del aire al absorber CO2 y proporcionar O2.

Por otra parte, las cubiertas vegetales consiguen una reducción de la escorrentía, ya que retienen los aportes pluviales. Es por esto que es muy importante que la fachada verde este hecha con herbáceas, musgos y plantas crassas tipo Sedum, ya que estas plantas son resistentes a condiciones climáticas duras, como sequías, fuertes vientos, lluvias intensas o heladas.

Por último, desde el punto de vista estético, esta también es una gran alternativa para nuestros hogares. Contar con una fachada de este tipo nos permitirá, además de todas las ventajas nombradas anteriormente, mejorar estéticamente el edificio, ya que ganaremos un espacio vivo y que cambia con las estaciones.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...